"Si el técnico me dice que tengo que ser suplente, me tendré que ir". Esas fueron las recientes palabras de Jonathan Calleri, abriendo la puerta a una salida en caso del muy factible retorno de Daniel Osvaldo a Boca. Fue entonces que comenzó a tomar más fuerza la versión de una posible transferencia al fútbol europeo, más precisamente a la Premier League.

Se trataba del Chelsea, club del que hace ya varios meses se instaló el rumor acerca de que ofrecería una suma irresistible (más de diez millones de dólares). Sin embargo, cuando ya todo parecía apuntar a dicha institución como el destino del delantero xeneize, apareció José Mourinho para desterrar ilusiones de plumazo.

"No voy a hacer cambios para enero. Estoy contento con mis jugadores, confío en mis jugadores", lanzó el portugués. Y agregó: "Yo no tengo que limpiar el vestuario, como fue escrito en los periódicos, y no necesito que el club gaste dinero en enero".

Mientras que cerró: "Nos habíamos puesto en una gran situación el año pasado al ser campeones. Ahora tenemos que estar todos juntos para lograr poner al Chelsea en el lugar correcto por actualidad e historia. La situación anímica del equipo es buena y creemos que buenas cosas nos podrán pasar en el futuro".

Pese a esto, la entidad londinense no descarta la posibilidad de comprarlo igual y cederlo a otro equipo europeo por seis meses. ¿Qué pasará ahora? ¿Jonhy busca otro destino o se quedará a pelearla de nuevo con Osvaldo?