Si el último tour de Miley Cyrus había generado polémica porque, entre cosas, hablaba libremente de la marihuana, la estrella pop subió la apuesta en su nueva gira con el vestuario más provocador.

La cantante salió a escena en una parte del show con un traje que siguió la línea de la producción fotográfica que realizó con Terry Richardson: parte de su look estaba formado por tetas falsas y un pene de plástico.

Amazon Ashley, la bailarina que la acompaña en sus tours también se lució con un atuendo que incluía pezoneras con forma de bolsas de oro. ¿Qué hizo Miley cuando la vio? Le chupó uno de sus pechos.

De esta manera, la estrella de 22 años arrancó con las fechas en Estados Unidos para presentar en vivo el disco Miley Cyrus and Her Dead Petz, que grabó con ayuda de la banda de rock psicodélico The Flaming Lips.