163
163

"No tenemos conocimiento sobre un ataque parecido al de París acá en Estados Unidos", confirmó James Comey, director del FBI. Luego de los atentados perpetrados el pasado viernes en París, que dejaron un saldo de 129 muertos, los terroristas del Estado Islámico se adjudicaron los ataques y advirtieron que sus próximos objetivos serán Washington y Roma, entre otros.

"No hemos visto ninguna conexión entre los atacantes de París y los de Estados Unidos", aclaró Comey este jueves durante una conferencia desde la capital norteamericana.

Sin embargo, el director de la agencia de inteligencia más importante del mundo aseguró que las autoridades de todas formas investigan las amenazas de los yihadistas contra el pueblo norteamericano.

"En realidad la amenaza a los Estados Unidos se centra principalmente en las almas con problemas, que están siendo inspiradas o habilitar por internet para que hagan algo violento para ISIL", apuntó Comey.

LEA MÁS:

En los últimos cuatro días, ISIS difundió dos videos en los que promete atentados en suelo norteamericano. El primero fue difundido el pasado lunes, en el que los terroristas advirtieron que atentarán contra Washington.

Este miércoles, en tanto, los yihadistas amenazaron con atacar la ciudad de Nueva York.

"ISIL y sus seguidores mostraron todo tipo de propagandas como videos y revistas, pero eso no es inteligencia creíble", sostuvo Comey ante las recientes amenazas terroristas.

Este jueves, el alcalde neoyorquino, Bill de Blasio, fue determinante al responder estas advertencias del Estado Islámico: "Que quede bien claro: los neoyorquinos no serán intimidados".

"Entendemos que el objetivo de los terroristas es intimidar y perturbar a nuestra sociedad democrática, y no nos someteremos a sus deseos. No hay una amenaza creíble a Nueva York y es crucial que la gente continúe viviendo normalmente", señaló.

Por su parte, la agente Lynch, también del FBI, remarcó que la agencia está operando "día y noche" para ofrecer asistencia a las víctimas de París y a sus familias.

"También expandimos las oficinas legales del FBI en París para ofrecer asistencia cuando la necesiten y tenemos personal trabajando día y noche para que respondan a cualquier otro pedido de ayuda", concluyó.