Una reacción que deberá ser castigada en forma ejemplar ocurrió ayer en la Liga Amateur de Fútbol de La Plata cuando el jugador de Romerense Nicolás Segovia le propinó una tremenda patada en la cabeza a Facundo Goñi, de Curuzú Cuatiá, cuando se encontraba en el piso tras haber tropezado con un jugador rival.

Producto de lo ocurrido, Goñi, de 20 años, perdió el conocimiento y debió ser internado en un hospital de Gonnet, aunque la información indica que se encuentra fuera de peligro.

Al momento de la agresión se jugaban 49 minutos del segundo tiempo y Curuzú Cuatiá, vigente campeón de la liga, ganaba por 1-0. El juego se desarrollaba, Goñi le pasó la pelota a un compañero y recibió una falta de Segovia que el árbitro castigó con expulsión. El agresor protestó y tras largos segundos decidió dejar el campo pero cuando esto ocurría regresó y le pegó a Goñi una patada que lo hizo caer sobre el césped, momento en que le propinó la salvaje patada.

Se espera que el tribunal de disciplina tome una medida contundente con Nicolás Segovia.