El yihadista John, antes y después de unirse al Estado Islámico 163
El yihadista John, antes y después de unirse al Estado Islámico 163

El Ejército estadounidense está en un 99% seguro de que abatió al yihadista John, verdugo del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés). El terrorista fue blanco de una operación militar con drones llevada a cabo por las fuerzas norteamericanas en la ciudad de Raqqa, bastión del grupo terrorista en suelo sirio.

"Estamos esperando los resultados de la operación de esta noche", señaló el vocero del Departamento de Defensa de Estados Unidos, Peter Cook. Se cree que el terrorista murió en la ofensiva, según medios estadounidenses, aunque las autoridades no lo hayan podido confirmar todavía.

El Ejército estadounidense está en un 99% seguro de que abatió al yihadista John

La identidad del yihadista John fue revelada meses atrás. Se trata de Mohammed Emwazi, de 26 años de edad, nacido en Kuwait y criado en Londres. Se graduó en la Universidad de Westminster y tiempo después de terminar sus estudios en 2013, viajó a Siria a sumarse a las filas del Estado Islámico.

Las víctimas del yihadista John 163
Las víctimas del yihadista John 163

De acuerdo a lo que publica The Guardian, junto con los soldados estadounidenses, trabajaron militares del Reino Unido, quienes brindaron el apoyo necesario para llevar a cabo el operativo.

Emwazi fue visto por primera vez en una grabación del ISIS en 2014, cuando decapitó al periodista estadounidense James Foley. Más tarde apareció en videos mostrando las decapitaciones de los periodistas Steven Sotloff (estadounidense) y Kenji Goto (japonés), los trabajadores humanitarios David Haines (británico) y Peter Kassig (estadounidense), y el taxista Alan Henning (británico).

LEA MÁS:

En agosto de este año, el terrorista publicó el que sería su último video en el que aseguraba que iba a volver a Gran Bretaña, su tierra natal, para seguir "cortando cabezas".

El yihadista John era, de confirmarse su muerte, uno de los hombres más buscados del mundo, con una recompensa de casi nueve millones y medio de dólares por su cabeza.