A menos de un mes de la asunción de un nuevo presidente en el país, muchos analizan el efecto que han tenido doce años de gobierno kirchnerista en los medios de comunicación y en la práctica periodística. Néstor Sclauzero, quien pasa a liderar una organización con más de 400 periodistas de todo el país, opinó que el nuevo gobierno se encontrará con un "periodismo golpeado".

"Después de estos años la situación se puso muy crítica por la famosa 'grieta', que ha hecho perder lo esencial por cualquier trabajo periodístico, que es la verdad. Yo puedo estar equivocado y puedo tener una visión distinta a la tuya pero si todos buscamos la verdad vamos a estar en el camino periodístico", opinó en diálogo con InfobaeTv el nuevo presidente de FOPEA.

En un fin de ciclo en que la polarización está a flor de piel, el periodista también dijo no apoyar el concepto de periodismo militante: "No es periodismo. No podés ser militante y periodista. Si sos militante vas a defender una causa, y eso significa callar algunas cosas y mirar hacia otro lado en otras," explicó.

Aunque Sclauzero admitió que "por supuesto que existen intereses" y que hay "algunos grupos económicos que tienen medios a los que como periodista de uno de ellos se les puede discutir para defender una nota", aclaró que "no se puede estar constantemente a la defensiva de determinados intereses o criterios."

"No hay lugar para el periodismo militante. O sos periodista o sos militante", sentenció.

Con respecto un futuro gobierno de Daniel Scioli o Mauricio Macri, Sclauzero dijo que tiene "grandes expectativas" y espera que la relación con el periodismo mejore o que "sea distinta, algo que ya no es poco."

Sin embargo, confesó que le genera temor "la actitud del mundo político con respecto a los medios".

"El kirchnerismo le mostró a la política que logró controlar a los medios, que logró tener un discurso – el famoso 'relato' – y más de un político no kirchnerista se puede ver seducido por esto. Tenemos que estar atentos."

Y concluyo: "Hay un deseo para que esto cambie, para que haya un trato más civilizado. En cualquier país del mundo hay conferencias de prensa. Yo tengo un programa de televisión en el que se habla de economía y de empresas, y la gente dejó de venir porque tenía miedo de hablar. Eso nunca fue visto en la Argentina".