El mediodía transcurría normalmente en la Rambla montevideana y la programación de Radio Océano FM seguía su curso habitual. De repente, una personalidad del mundo del fútbol irrumpió en la recepción del establecimiento implorando por un baño. ¿De quién se trataba?

Fue el mismísimo Marcelo Bielsa el que pidió por favor que le prestaran el tocador para satisfacer sus necesidades, bastante apurado, según relataron los testigos. "Se ve que estaba corriendo y se sintió mal. Entró, saludó, pidió para usar el baño, subió las escaleras y se fue", comentaron los empleados de la Radio Océano FM.

Siempre cuidadoso en los tratos, el "Loco" agradeció la amabilidad del personal presente y desestimó la posibilidad de realizar una entrevista –tras ser reconocido-, explicando que desde hace 20 años dejó de acceder a todo tipo de notas personales.

Los que lo vieron aseguraron que el rosarino, de vacaciones en Uruguay, jamás se dio cuenta de que se había metido en una emisora radial, dando cuenta de la urgencia fisiológica que tenía.


EL TUIT DE UNO DE LOS PROGRAMAS DE LA RADIO