El futuro del dólar se convirtió en uno de los temas centrales de la campaña electoral que protagonizan Daniel Scioli y Mauricio Macri: la posibilidad de una inminente devaluación -gradual o brusca, según el perfil del candidato que gane- desvela a la sociedad y genera consultas permanentes que los candidatos (y sus referentes económicos) responden como pueden.

La pregunta alcanzó esta vez al propio candidato a Presidente por el frente Cambiemos, luego de que Alfonso Prat Gay dijera la semana pasada que en un eventual gobierno de la actual oposición habrá un único tipo de cambio, por lo que el dólar oficial subirá, pero su valor será menor al que hoy tiene el paralelo.

Macri espera que un dólar único baje el valor real de la divisa, que "hoy ya es de $16"

En ese contexto, -en declaraciones al diario El Tribuno- Macri señaló: "Los costos ya están en el dólar de $16. Los productos tienen el equilibrio del dólar de 16, y lo que nosotros debemos lograr es un único tipo de cambio que genere nuevamente la confianza y la expectativa para que el productor se ponga a invertir, a producir, a generar trabajo y a exportar. Esperemos que ese dólar esté por debajo de los 16 pesos".

Satisfecho por el cambio del clima electoral, que hoy lo muestra como un candidato con serias chances de ganar el ballotage del 22 de noviembre, el jefe de Gobierno se mostró feliz porque asegura que hoy disfruta y comparte "la enorme alegría que hay en Argentina".

Cambiemos
Cambiemos

"El 25 de octubre, tal como había pronosticado, se generó una revolución de alegría porque se acabaron los mitos. El mito de que ellos (el kirchnerismo) eran invencibles, de que ya habían ganado, de que son los únicos que pueden gobernar y de que nosotros no teníamos la capacidad con nuestro voto de cambiar la historia. Descubrimos eso, que sí se puede", diagnosticó con ilusión.

Al ser consultado sobre la sorpresa que generaron los resultados de las elecciones pasadas -con el consecuente fracaso de los encuestadores, que preveían una amplia victoria de Scioli e incluso dejaban abierta la posibilidad de un triunfo en primera vuelta-, Macri hizo un análisis sociológico.

En la lucha contra el narcotráfico, Macri propone (al igual que Massa) implementar la ley de derribo

"Este nivel de resignación y opresión llegó hasta un punto en el que la gente tenía miedo hasta de contestarle al encuestador. La gente tenía tanto miedo a expresarse que los que estaban de acuerdo conmigo antes no se animaba a expresarlo, sentían que le iban a hacer daño por expresarse a favor de esas ideas. Hoy ese miedo se perdió, por más que el Gobierno haya redoblado su campaña del miedo".

Promesa sobre los impuestos

El incremento del ABL en la ciudad de Buenos Aires, algo que caracterizó a la gestión macrista en el distrito porteño, motivó una pregunta sobre si ese tipo de medidas puede repetirse en un eventual gobierno nacional de Cambiemos.

Al respecto, Macri advirtió que no planea subir impuestos si llega a la Casa Rosada sino "al revés", porque explicó que "tenemos la carga impositiva más alta de la historia argentina".

"No quiero impunidad para los que estuvieron en el Gobierno ni para mi Gobierno"

"Es tan malo el Gobierno en su capacidad gestión que, pese a eso, nos llevó al impuesto más perverso: la inflación. Eso terminó afectando la calidad de vida, la capacidad de producir y de crecer, y estafando especialmente a los que menos tienen, empezando por los jubilados", añadió.

En el mismo sentido sostuvo que "Argentina tiene que ir poco a poco reduciendo sus impuestos. El día cero ya reducimos a cero las retenciones a las economías regionales, pero tienen que ir bajando los impuestos para que haya más trabajo". "Cuanto menos impuestos cobre el Estado, más trabajo va a haber para los argentinos", acotó.

La Justicia

Consultado sobre si imagina funcionarios del kirchnerismo presos por corrupción si llega a ser presidente, Macri dijo: "Lo que yo voy a bajar como mensaje claro es que no quiero impunidad, ni para los que estuvieron en el Gobierno ni para mi propio Gobierno".

 AFP 162
AFP 162

"Quiero que la Justicia actúe de forma independiente y que sea efectiva. De nada sirve que si un funcionario mío hace una macana quieran meterlo preso diez años después de que yo me fui del poder. Espero que ellos investiguen a fondo desde el primer día y yo voy a colaborar", remarcó.

El botín electoral

En el sprint final, la carrera parece enfocada en seducir al votante que en la primera vuelta eligió a Sergio Massa: las principales propuestas del líder del Frente Renovador fueron tomadas por Scioli (82% móvil para los jubilados, blindar las fronteras y bajar retenciones) pero también se replicaron en el discurso de Macri.

El candidato de Cambiemos reafirmó su compromiso en lo que tiene que ver con la lucha contra el narcotráfico, con el control del espacio aéreo que Massa se cansó de repetir en campaña: "Hay que usar la inteligencia para desactivar esas bandas. Los primeros radares tienen que estar en San Pedro, La Quiaca y Tartagal. Debemos implementar la ley de derribo para que no tengamos vuelos ilegales".