AFP 163
AFP 163

El papa Francisco tachó este domingo de "acto deplorable" la sustracción de documentos reservados del Vaticano y aseguró que esto no le apartará de continuar con los ajustes que quiere realizar, durante su mensaje tras el rezo del Ángelus dominical.

"Quiero decir antes que nada que robar estos documentos es un delito. Es una equivocación. Es un acto deplorable y que no ayuda", agregó el Papa, al referirse a la filtración de documentos económicos del Vaticano, que se han publicado en dos libros, y por lo que fueron detenidos el pasado fin de semana el sacerdote español Lucio Ángel Vallejo Balda y la italiana Francesca Chaouqui.

Tras el rezo del Ángelus, el papa se dirigió a los fieles y dijo: "Sé que muchos de ustedes están turbados por las noticias que han circulado en estos últimos días a propósito de documentos reservados de la Santa Sede que han sido sustraídos y publicados".

En las primeras palabras de Francisco sobre este escándalo, indicó que él mismo había "pedido hacer ese estudio" (sobre las finanzas vaticanas) y que tanto él como sus colaboradores estos documentos "ya los conocían bien". Y aseguró que "ya se han tomado medidas que están dando sus frutos".


LEA MÁS: