La caja negra del avión ruso captó un ruido en el último segundo de vuelo

El jefe del equipo investigador de la aeronave que cayó en el Sinaí afirmó que se analizará ese sonido para conocer su origen. "Las primeras observaciones no permiten determinar las causas de lo ocurrido", señaló

 Reuters 163
Reuters 163

Los investigadores, que no han llegado por ahora a "ninguna conclusión" sobre las causas de la caída de un avión ruso en el Sinaí, analizarán un "ruido" registrado por una caja negra, indicó este sábado el jefe del equipo investigador, Aiman al Muqadem.

"Se oye un ruido en el último segundo de la grabación de la caja negra, el cual se analizará para determinar su origen. Las primeras observaciones no permiten determinar las causas de lo ocurrido. Los datos de los dos registros de vuelo han podido ser descargados sin problemas. El tiempo entre el despegue y los últimos datos registrados es de 23 minutos y 14 segundos", señaló.

"El tiempo entre el despegue y los últimos datos registrados es de 23 minutos y 14 segundos"

El ministro egipcio de Relaciones Exteriores, Sameh Chukri, había afirmado antes que la investigación no permitía por el momento ofrecer una explicación concluyente, sin embargo, el gobierno no descarta ninguna posibilidad, pero "no hay aún ninguna hipótesis antes de que la investigación haya terminado y que esté listo un informe completo", dijo en rueda de prensa.

Una fuente cercana a la investigación indicó el pasado viernes que todo apunta a una bomba. "La hipótesis de una explosión originada por un fallo técnico, un incendio u otra cosa parece sumamente improbable, ya que los aparatos que graban hubieran señalado algo antes de la ruptura y/o los pilotos hubieran dicho algo".

Una fuente cercana a la investigación indicó el viernes que todo apunta a una bomba

Rusia optó primero por la prudencia frente a la hipótesis de una atentado, pero el viernes el presidente Vladimir Putin ordenó suspender los vuelos de las compañías aéreas rusas hacia Egipto.

Moscú mandará este sábado 44 aviones a Egipto para evacuar a sus turistas que esperan en las estaciones balnearias de Hurghada y Sharm el Sheij, donde hay actualmente unos 78.000 turistas rusos, anunció la agencia federal de transporte aéreo Rosaviatsia.

Londres, que había suspendido los vuelos a Sharm el Sheij, comenzó a repatriar a los 20.000 turistas británicos presentes en la ciudad egipcia.

Ocho vuelos con 1.400 personas a bordo ya han aterrizado en el Reino Unido desde el viernes. Los turistas volvieron solamente con su equipaje de mano, mientras el resto de las maletas será enviado posteriormente.

LEA MÁS:

Ben Khosravi, de 27 años, que aterrizó en Londres-Luton, se mostró muy crítico con el dispositivo de seguridad en el aeropuerto de Sharm el Sheij. "Tenemos amigos que iban con encendedores en los bolsillos, los agentes cacheaban pero no pedían que se sacaran los objetos (de los bolsillos). Era preocupante ver con qué facilidad se podían pasar" los controles, asegura.

Por otro lado, en Washington, el secretario estadounidense de Seguridad Interior anunció que se había solicitado a "algunos" aeropuertos de Medio Oriente reforzar medidas de seguridad para los vuelos con destino a Estados Unidos.

 AP 163
AP 163

La tragedia del avión ruso podría asestar otro durísimo golpe al turismo en Egipto, un país ya afectado por años de inestabilidad tras la caída de Hosni Mubarak, como consecuencia de una revuelta popular en 2011.

Por último, medios británicos afirmaron este sábado que un avión con 189 turistas a bordo que volaba de Londres a Sharm el Sheij pasó en agosto a menos de 300 metros de un misil, al que tuvo que esquivar antes de llegar. Un portavoz del ejecutivo británico dijo que el incidente pudo deberse a "unos ejercicios rutinarios del ejército egipcio".