AP 163
AP 163

El jefe de la Fuerza Aérea de Rusia, Viktor Bondarev, informó este jueves al periódico Komsomolskaya Pravda que Moscú no sólo desplegó aviones de combate y helicópteros en Siria, sino también misiles de defensa antiaérea para la protección de sus tropas.

Fuentes militares informaron a la agencia de noticias Interfax que Rusia trasladó misiles Panzir-S1 y Buk-M23 tierra-aire en varios puntos estratégicos de Siria.

"Hemos considerado todas las posibles amenazas... Debemos estar preparados para el caso de que un avión militar sea secuestrado en un país vecino de Siria y lance ataques contra nosotros", indicó Bondarev.

El Ejército sirio de Bashar al Assad, por su parte, también dispone de misiles rusos, como los tipos Osa, S-125 y S-200, que pueden ser utilizados para defenderse de aviones enemigos y misiles, al igual que las baterías antimisiles israelíes del sistema Escudo de Acero.

Desde el 30 de septiembre, Rusia lleva a cabo ataques aéreos en Siria contra grupos terroristas como el Estado Islámico y el Frente al Nusra, brazo armado de Al Qaeda en ese país. Sin embargo, las potencias occidentales también han denunciado ataques contra grupos rebeldes que combaten desde hace cuatro años contra las fuerzas de Al Assad.

Según Bondarev, más de 50 aviones de combate y helicópteros rusos participan en esta misión militar.

LEA MÁS:

El secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, advirtió este jueves que el rearme ruso en Siria y el Mediterráneo oriental está proporcionando a Rusia lo que en la jerga militar se conoce como capacidades de antiacceso/ negación de área, que permite evitar el acceso de fuerzas militares a un área particular.

Rusia utilizó esos medios en Kaliningrado y el mar Negro, por ejemplo, señaló Stoltenger. Precisamente derrotar esas capacidades fue uno de los objetivos que se ensayaron en el ejercicio militar Trident Junture en las últimas dos semanas en Italia, Portugal y España.

"La OTAN busca cómo superar y penetrar esas capacidades antiacceso/negación de área de Rusia. Y somos capaces de hacerlo", señaló a la prensa en el marco de una prueba naval en Portugal.

Al mismo tiempo destacó que la alianza atlántica debe reforzar sus fuerzas continuamente para garantizar que seguirá siendo capaz de eso en el futuro, "en un entorno de seguridad desafiante", según consigna DPA.

Las relaciones entre la OTAN y Moscú alcanzaron su punto más bajo desde la Guerra Fría a raíz del conflicto en Ucrania.

Turquía, miembro de la OTAN y de la coalición internacional liderada por Estados Unidos contra el Estado Islámico, denunció la violación de su espacio aéreo por aviones rusos en dos ocasiones el mes pasado.