AFP 163
AFP 163

El agravamiento del panorama económico en Brasil sumó un nuevo capítulo este jueves luego de que el Tesoro de ese país publicara unos datos en los que revela que el gobierno central registró un déficit presupuestario primario de 6.932 millones de reales (el equivalente a 1.780 millones de dólares) en septiembre.

Esta cifra representa el quinto saldo negativo consecutivo, algo que incrementa lo que se prevé que sea el mayor déficit anual en la historia de la nación presidida por Dilma Rousseff.

LEA MÁS:

Sin embargo el flamante número oficial no fue tan malo como el que se había pronosticado, ya que el mercado esperaba que la cuenta del gobierno central, que cubre ministerios federales, al Banco Central y a la previsión social, registrara un saldo negativo de 14.600 millones de reales, según el promedio de los pronósticos de nueve economistas consultados en un sondeo de la agencia de noticias Reuters.

El Gobierno ya había sufrido un déficit primario de 5.080 millones de reales (USD 1.305 millones) en agosto pasado.

Inflación y desempleo

La política monetaria en Brasil debe permanecer "vigilante" para combatir la inflación pese a la incertidumbre respecto a cómo el Gobierno lidia con el creciente déficit presupuestario, dijo el Banco Central este jueves en las minutas de su más reciente reunión de política monetaria.

La entidad que rige la política monetaria brasileña mantuvo sin cambios su tasa de interés referencial Selic en un 14,25% por segunda reunión consecutiva la semana pasada, pese a un fuerte aumento de las expectativas de inflación.

 163
163

Esta decisión de mantener las tasas sin cambios dio un respiro a la presidenta Rousseff, quien lucha por su supervivencia política en momentos en que el país atraviesa su recesión más profunda en 25 años.

En este sentido, el Banco Central brasileño está apostando a que una recesión enfriará a la inflación. La fuerte caída de las inversiones y la reducción de la confianza amenazan con provocar una contracción económica de 3% durante 2015, según el más reciente sondeo Focus entre economistas.

Mientras tanto, la tasa de desempleo en el gigante sudamericano subió a un 8,7% en el trimestre hasta agosto y marcó un nuevo nivel histórico de la serie iniciada en 2012, según el sondeo Pnad divulgado el jueves por el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

El sondeo nacional por muestras de domicilio (Pnad, por su acrónimo en portugués) había mostrado que en el trimestre hasta julio la tasa de desempleo había sido de 8,6 por ciento.