Twitter
Twitter
 Adrián Escandar 162
Adrián Escandar 162

Otra vez sopa. Los miles de usuarios que utilizan a diario la línea B de subtes se encontraron esta mañana con las puertas de las estaciones cerradas y el cartel que más bronca les genera: "Servicio interrumpido". Esta vez los inconvenientes para viajar surgieron a raíz de una protesta del Sindicato de Trabajadores del Subte (STS), una nueva pata gremial que no responde a la UTA ni a los metrodelegados.


Antonio Morales, su secretario general, aseguró: "Estamos haciendo esta medida de fuerza porque hubo agresiones a compañeros en varias líneas; pedimos reuniones con las autoridades de Metrovías y con el gobierno de la Ciudad y no recibimos respuesta".


A las 9, los trabajadores suspendieron el paro porque fueron convocados por el secretario de Trabajo del Gobierno de la Ciudad, Ezequiel Sabor. Cerca de las 10 las formaciones volvieron a correr con su cronograma habitual.


La medida de fuerza se desarrolló a horas del inicio de la veda electoral para las elecciones presidenciales. El sindicalista negó que el paro de este jueves tenga implicancias políticas y aseguró que ayer habían adelantado que tenían previsto interrumpir la salida de trenes.


La protesta de la STS coronó una semana negra para el subte. El lunes las líneas B y D estuvieron paradas por una protesta de empleados de seguridad. Y el miércoles la línea C fue noticia porque un depravado se masturbó frente a una pasajera, lo que evidenció los acosos que sufren a diario las mujeres que utilizan las formaciones.


La empresa Metrovías difundió un comunicado de prensa en el que aseguró que la protesta sólo busca generar el reconocimiento de un nuevo sindicato. "Para ello basan su reclamo aduciendo la necesidad de una mayor presencia policial y en el apoyo al grupo de vigiladores que el día lunes ocasionaron la interrupción" de la misma línea, aseguraron.


"La empresa realizará las denuncias pertinentes ante las autoridades. Metrovías lamenta los inconvenientes que esta medida sorpresiva y absolutamente injustificada provoca a los miles de usuarios que utilizan diariamente el Subte para trasladarse por la Ciudad", agregó la compañía.