La denuncia de espionaje a dirigentes políticos, jueces, artistas y periodistas explotó como una bomba durante la tarde del martes y las esquirlas llegaron hasta el seno del Gobierno, que se despegó de la acusación y puso en la mira al espacio político que impulsó el caso.

"Es un invento de los tantos que han hecho estas dos diputadas", aseguró Aníbal Fernández, en referencia a Patricia Bullrich y Laura Alonso, las dos diputadas que ayer realizaron la presentación pública.

Antes, Aníbal Fernández había afirmado que en este tema "no tienen nada que ver ni la AFI (ex SIDE) ni ningún sector del Gobierno", por eso -argumentó- desde la administración nacional pondrán "todo a disposición de la Justicia".

En la habitual conferencia que da cada mañana en Casa Rosada, Fernández apuntó que esto "no nace de una gestión de gobierno ni ámbito oficial, aparece de otro lugar y con otro objetivo, de la mano de dos diputadas que han tenido comportamientos muy malos".

El jefe de ministros señaló que las denunciantes "se olvidaron de decir que el líder de su fuerza (Mauricio Macri) está procesado por escuchas", por lo que -recomendó- habría que "buscar al especialista".

Para cerrar el tema, el candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires aseguró: "Lo que va a hacer el Gobierno es lo que corresponde, se va a allanar a lo que la justicia pida, ofrecerá toda la información posible".