163
163

Otro día de furia contra Israel profundiza la escalada de violencia en el conflicto palestino-israelí. Los muertos de ambos lados continúan contándose. Cuatro palestinos murieron desde el fin de semana, uno de ellos disfrazado de periodista apuñaló a un soldado israelí.

El Consejo de Seguridad de la ONU convocó una reunión de emergencia para discutir la escalada que ha estado marcada por una serie de ataques palestinos muy violentos y un rígido operativo de seguridad israelí.

La violencia esta desvaneciendo las negociaciones de la creación de un posible Estado Palestino junto a Israel. Esto ha dejado a muchos palestinos frustrados porque todos los caminos hacia la independencia parecen bloqueados por las acciones de las células de Hamas y Yihad Islamica Palestina.

La tensión está profundizando la sensación de los palestinos de que Israel está tratando de ampliar su presencia en Jerusalén sobre los santuarios musulmanes, algo que Israel ha negado.

Tayeb Zerihoun, un alto funcionario del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas declaró que las perspectivas de reducir la escalada es de muy difícil concreción y que ello aleja la hoja de ruta para el logro de un Estado palestino y favorece a grupos terroristas que boicotean el proceso de paz quebrantando el alto del fuego.

Por primera vez, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas refiere a la imposibilidad de resolver la crisis sin establecer un plan de seguridad que impida a los grupos terroristas ejercer acciones que mandan a pique cualquier acuerdo que dé lugar a la creación del Estado Palestino.

El embajador de Israel ante la ONU, Danny Danon, acusó al presidente palestino, Mahmoud Abbas, de "incitación peligrosa" contra Israel, en lo que llamó el "discurso de odio", incluidos los reclamos que Israel está tratando de cambiar el status quo en la explanada de la Mezquita de Jerusalén. El santuario es venerado por los musulmanes como el lugar donde el Profeta Muhammad ascendió al cielo y por los Judíos como el sitio de sus templos bíblicos.

LEA MÁS:


Durante el mes pasado, ocho israelíes murieron en ataques palestinos, la mayoría de ellos apuñalados. Durante el mismo período, 36 palestinos fueron muertos por fuego israelí, 15 en ataques terroristas consumados contra civiles dentro de Israel y los restantes como atacantes de las tropas israelíes.

La mayoría de los ataques contra los israelíes se llevaron a cabo por palestinos de grupos militantes. Facciones palestinas, incluyendo Fatah de Abbas y su rival, el grupo terrorista islámico Hamas que se han implicado en la organización de protestas arrojando piedras y bombas molotov en Cisjordania y en la frontera entre Israel y Gaza.

En la tarde de hoy, cientos de palestinos se unieron a las protestas después de las oraciones del mediodía en que las facciones palestinas pidieran "que cada día de esta semana" se convierta en nuevos "días de furia"

Las tropas israelíes se encuentran desplegadas desde la mañana en la localidad de Beit Furik en Cisjordania donde cientos de jóvenes intentan marchar hacia Jerusalén.

Munadil Hanani, uno de los organizadores de la protesta en Beit Furik, dijo que miles de palestinos caminaran hasta el puesto militar israelí situado en las afueras de la ciudad y lanzaran piedras a las tropas aunque ellas respondan con fuego real o balas de goma. "Hay que atacar a los soldados" dijo, y ya contamos con los batallones de jóvenes para lanzarles piedras durante las 24 horas del día, todos los días.

Las tensiones aumentaron en los últimos días después de que Israel anunciara planes para demoler las casas de las familias de los terroristas que efectuaron la emboscada a tiros que mato a una pareja israelí a principios del mes en curso.

"Esta intifada (levantamiento) continuará en diversas formas", dijo Hanani. "No la pide el liderazgo, la quiere el pueblo palestino" asevero peligrosamente el dirigente político.

Cerca de allí, en la ciudad Cisjordana de Naplusa, decenas de palestinos se preparan para volver a atacar con molotov el sitio conocido como la Tumba de José que es venerado por algunos judíos como el lugar de entierro del hijo del patriarca bíblico Jacob.


Abbas se mantiene en silencio sobre los ataques de las ultimas horas y no efectuado declaración respecto de futuras acciones violentas que se preparan desde ciudades bajo su jurisdicción de gobierno, lo que es tomado por las autoridades israelíes como carta blanca de su parte a los violentos que están preparando más ataques sobre ciudadanos israelíes y sitios sagrados.

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, condenó la escalada de violencia y llamó a las partes a contener sus acciones según declaró el vocero adjunto de la ONU Farhan Haq.

La escalada de violencia en la región amenaza con inflamar aún más la sensibilidad debido a la importancia religiosa de la Tumba de José. "Las llamadas a las partes del Secretario General para respetar la santidad de todos los lugares sagrados y que se rechacen a los elementos extremistas que están llevando a cabo un programa político que busca transformar la situación actual en un conflicto religioso no parecen haber tenido eco en el lado Palestino."

En la ciudad cisjordana de Hebrón, por su parte, un trabajador palestino de 26 años de edad, se hizo pasar por un periodista que cubría los lanzamientos de piedras para acercarse a los soldados israelíes el viernes. En un momento, se oyeron gritos, seguidos de varios disparos, uno de los soldados isarelies fue apuñalado y el atacante identificado como Eyad Awawdeh, yacía en el suelo sosteniendo un cuchillo en la mano derecha.

El Comité para la Protección de los Periodistas en Nueva York, condenó el ataque en un comunicado emitido el viernes.

Grupos que representan a periodistas, entre ellos la Asociación de la Prensa Extranjera, dijeron que el accionar del impostor podría poner en peligro aún más a los periodistas, fotógrafos y camarógrafos en el teatro del conflicto. "Todo el mundo está preocupado por los periodistas cuando un terrorista se hace pasar por uno de nosotros", dijo Glenys Sugarman, director ejecutivo del grupo que representa a los periodistas que trabajan en medios de prensa internacionales sobre Israel, Cisjordania y Gaza.

La Asociación de la Prensa Extranjera se ha quejado de acoso por parte de militantes palestinos denunciando varios casos en que fueron golpeados reporteros y rompieron sus equipos.

"Deploramos esta violación y crimen cometida por un militante palestino que no era un trabajador de prensa y llamamos a las organizaciones locales de medios de comunicación palestinos a verificar de inmediato todas las credenciales de prensa para asegurar que no haya violaciones", dijo el comunicado del Comite de Proteccion de Periodistas.

Mientras tanto, la tercera Intifada parece una realidad que se cierne sobre ambos pueblos con los costos en vidas humanas que puede ocasionar.