Shutterstock 162
Shutterstock 162

Todo comenzó con una suerte de caballo de Troya. O con una yegua, más precisamente. Gurí Patagonia, de la raza Polo, pertenecía al reconocido Sebastián Merlos, según información de la Asociación Argentina de Polo. Con 9 de handicap, Merlos no solo es un ex jugador de La Dolfina y un rack probado en múltiples Abiertos de Palermo, sino también miembro de un clan de peso en el esquema local del deporte. El apellido comanda respeto. Gurí Patagonia recibió premios: fue galardonada como la mejor yegua en el partido que definió la USPA American Cup en 2014. Participó también en una Triple Corona, lo que se conoce en la jerga del polo como la tríada de torneos de primavera; los campeonatos de Tortugas, Hurlingham y el Abierto de Palermo en sí. Los mejores polistas hacen sus propios caballos, y Gurí estaba entre los mejores.

A pesar de todo esto, su venta generó sospechas. Disparó una alerta sistémica de la Aduana: se habría intentado vender a un valor irrisorio, pasarlo como un caballo de baja categoría. La realidad indicaba otra cosa. Gracias a Gurí Patagonia, la AFIP comenzó una investigación que hoy está en manos de la Justicia, a cargo del Juzgado en lo Penal Económico No. 3 del doctor Rafael Caputo. La sospecha era una sola: el contrabando en la exportación de caballos de polo, su subsecuente subfacturación y triangulación con paraísos fiscales y la evasión fiscal del impuesto a las ganancias. El monto inicial sospechado por la AFIP es de 1,5 millones de dólares, con más de 60 caballos denunciados en supuestas operaciones irregulares.

El jueves 15 de octubre por la noche, Infobae relató un extenso operativo motivado por esta denuncia de la Dirección General de Aduanas, dependiente de la AFIP, realizado este miércoles último por la división Delitos Federales de la PFA a cargo del juez Caputo y el fiscal Miguel Schamun. Fueron 22 allanamientos en puntos como Bella Vista, José León Suárez, Pacheco, Barrio Norte y Recoleta. Se secuestró documentación clave: contratos y destinos de empaque, marcadores genéticos, copias de certificados veterinarios estaban en la mira. Se sospechaban nombres de peso entre los involucrados. Hoy la lista se conoce. Y los nombres que estarían incluidos son sorprendentes: se trata de la crema misma del polo argentino y mundial.

Adolfo Cambiaso es el mayor crack en la historia del deporte, considerado virtualmente un Maradona a caballo. Es un criador reconocido, por otra parte. La Dolfina SA, la marca vinculada a él y la cual integra el directorio junto a su histórico coequiper Bartolomé "Lolo" Castagnola según el Boletín Oficial, figura entre los posibles partícipes de esta maniobra con al menos cuatro caballos exportados que fueron denunciados por la AFIP. El nombre Merlos se repite. Héctor "Cacho" Merlos, patriarca de la familia, es otro criador de peso y una leyenda del deporte: una yegua a su nombre estaría denunciada también. Cría Tanoira SA es otra de las presuntas implicadas. Los cracks de más alto handicap comienzan a repetirse, como el ex Indios Chapaleufú Nachi Heguy, Eduardo Novillo Astrada, jugadores de La Aguada, uno de los equipos más recordados de la última década.

Pablo "Polito" Pieres, jugador de Ellerstina y actual novio de la actriz Calu Rivero, se convirtió en un favorito de las revistas en el último año, más desenfadado y cool que el polista promedio. La denuncia también lo alcanza a él con el caballo Gamulán. Con Ellerstina, la regla de clan se repite; es el histórico equipo familiar de los Pieres, otro nombre clave en el deporte. Ellerstina S.A, registrada en el rubro de cría de ganado equino, había logrado en 2005 un precio récord, vendiéndole por 210 mil pesos un gran campeón a Adolfo Cambiaso. Hoy, está integrada en su directorio por el patriarca Gonzalo Pieres y su hijo Facundo entre otros, de acuerdo al Boletín Oficial. La AFIP denunció que esta sociedad tendría un modus operandi al menos llamativo: la facturación de exportaciones a un país fiscalmente más amable, para enviar a un destino distinto. Así, se sospecha que Ellerstina S.A habría facturado a países como Emiratos Árabes, Suiza y España para destinar ítems principalmente a Holanda.

Hoy, la escena del polo argentino se congrega alrededor del abierto de Tortugas, el primer torneo de la Triple Corona de esta primavera, con una final clásica entre Ellerstina y La Dolfina. La nueva investigación judicial, entre palenques y tribunas, seguramente dará algo de qué hablar.