"Hay que levantar las restricciones cambiarias para recuperar las fuentes de financiamiento. Pero no se puede hacer de un día para el otro, porque hay muchos pesos que presionarían sobre el tipo de cambio. Por eso, lo recomendable primero es fortalecer la moneda local y al Banco Central, y recién después salir del cepo", explicó Cohan.

Elypsis calculó que las necesidades brutas de dólares ascienden en 2016 a unos u$s 45.000 millones, pero incluyendo el repago del swap chino y el giro de utilidades de las empresas, además de los vencimentos de deuda. Sin embargo, consideró que "dando las señales correctas" la Argentina podría sortear una crisis cambiaria o una recesión. "Para enero del año que viene tiene que haber novedades de algún tipo con los holdouts, de lo contrario volverá el escenario de incertidumbre", explicó.

"Con el cepo tal como funciona hoy –agregó- no alcanzan los dólares. Vamos a arrancar el nuevo gobierno con un nivel de reservas crítico. Las necesidades financieras si no se sacan las restricciones requieren sacar dólares de alguna galera o un ajuste de la economía parecido al del 2014".

Para Cohan la secuencia es fundamental para ir hacia un esquema de "normalización" de la economía: "Si se plantea una liberalización sin recuperar al Banco Central y sin que se haya reestablecido la confianza, el dólar podría estar arriba de los $16. Si en cambio se va hacia una política monetaria realista, con tasas de interés acordes y se arregla el INDEC, recién ahí podés pensar en salir del cepo".

Por último, el economista advirtió por la pérdida de competitividad de la economía, no sólo por la inflación sino también por la devaluación de las monedas emergentes. Y comparó el dólar actual de $9,40 con otros períodos de la administración kirchnerista para graficar el atraso cambiario: "A precios actuales, Néstor gobernó con un dólar de 20 pesos, con Cristina estaba en 13 ó 14 pesos, y la devaluación del año pasado equivale a 15 pesos".