Reuters 163
Reuters 163

Insurgentes dispararon dos proyectiles contra la embajada rusa en la capital de Siria, Damasco, mientras decenas de partidarios del gobierno del presidente Bashar al Assad se congregaban en el exterior para dar las gracias a Moscú por su intervención militar en el país.

Un reportero de la agencia de noticias The Associated Press estaba en el exterior de la delegación diplomática el martes por la mañana cuando el primer proyectil impactó contra el complejo ubicado en el centro de Damasco. Una columna de humo salía del interior del inmueble.

Aseguró que la intervención rusa terminará con una derrota e instó a todos los movimientos rebeldes a unirse.

"La guerra en Siria hará que los rusos se olviden de los horrores vividos en Afganistán (...) Quedarán hechos añicos, si Dios lo quiere, en el umbral de Siria", aseguró Abu Mohamad al Jolani.

"Dejen de lado sus disputas hasta la desaparición y aplastamiento de la cruzada occidental y de la campaña rusa en territorio sirio", añadió, dirigiéndose a los múltiples grupos rebeldes desperdigados por Siria.

Rusia ha concentrado sus bombardeos en el centro y el norte de Siria, donde se encuentra el Frente al Nosra, sobre todo en las provincias de Idleb y Hama, en las que combatía contra otros grupos islamistas.