El hombrecito que camina suele ser verde. Aunque, en algunos casos, se presenta en blanco o amarillo. En contadas excepciones, el hombrecito es una mujercita. Pero así y todo, con sus variantes, el personaje anónimo que se ilumina en el semáforo para indicarle a los peatones que pueden avanzar es un ícono que trasciende fronteras y culturas.

La fotógrafa israelí Maya Barkai supo ver la conexión, detectó la universalidad del "caminador" y la convirtió en un hecho artístico: Walking Men Worldwide, que esta mañana, con el apoyo de la Embajada de Israel y del Gobierno de la Ciudad, hizo su debut porteño en la esquina de Florida y Sarmiento.

Estos caballeritos luminosos serán parte del paisaje del microcentro durante todo el mes de octubre como parte de una iniciativa que busca promocionar buenos hábitos de movilidad saludable.

Walking Men Worldwide es una serie de instalaciones artísticas en espacios públicos. Las obras consisten en collages fotográficos de la señal se seguridad peatonal más difundida del planeta. Las obras se construyen con colaboraciones de fotógrafos profesionales y amateur de todo el planeta, que envían las fotos de las señales y los semáforos de sus ciudades.


La obra de Barkai recorre el mundo desde el año 2010 y ya tuvo sus apariciones en New York, Moscú, Sidney y Bat-Yam (Israel), identificando al "hombre de a pie" como un símbolo universal. Porque no todos los caminantes de los semáforos son iguales y, sin embargo, son uno y están conectados. Cada uno es similar al otro y, sin embargo, conserva la identidad de su ciudad.

El proceso creativo de las instalaciones es además una muestra de cómo la era digital puede hacer su aporte al arte, uniendo a fotógrafos de todo el mundo bajo un lenguaje en común. Algunas de las figuras de las muestras están impresas a escala humana: una invitación a interactuar, a posar para una foto, a divertirse, a hacerlas propias.

Proyecto SF 3.jpg
Diversos pero a la vez iguales, los "walking men".

La artista

Nacida en Jerusalén, Maya Barkai se graduó en la Escuela de Artes y Fotografía de New York, ciudad donde vive y trabaja. Su obra ha sido distinguida con la beca de la National Press Photographers Foundation y adquirida –entre otros– por el museo de fotografía George Eastman y el Museo de Arte de Tel Aviv.