Gentileza: Tiempo de San Juan 162
Gentileza: Tiempo de San Juan 162
Miguel Ángel Delgado Oyola

violó a su hijastra durante 14 años. Convenció a la madre de que se trataba de "rituales de sanación" y ahora la justicia de San Juan le impuso una dura condena. Así es la historia de "Manochanta", un hombre oriundo de San Juan, quien deberá pasar los próximos 19 años en prisión por el delito de abuso sexual con acceso carnal, doblemente agravado por la convivencia y su calidad de guardador de la víctima, identificada como Bárbara Chaparro.


En diálogo con Tiempo de San Juan, el condenado dio una insólita justificación de sus actos. "Yo no las violé, ellas me pagaban con sexo", dijo Delgado. Además de los abusos sexuales, "Manochanta" no tuvo problemas en contar cómo era la violencia ejercida sobre las mujeres: "Yo le pegué, pero no sabía que cuando una mujer lo engaña a uno hay que regalarle un ramo de flores", justificó. Por todo esto, la jueza Silvia Peña Sansó de Ruiz, de la Sala I de la Cámara Penal, lo encontró culpable y lo sentenció.


El caso de Bárbara fue el que destapó toda una historia de abuso, maltrato y horror. Llegó hace años a la casa de la joven para ofrecer sus servicios de curandero y dijo que podía sanar a sus hermanos menores a través de rituales que incluían acceder carnalmente a la menor.


De esa manera, el violador comenzó una relación con la mamá de Bárbara y la convenció de que su hija, quien por entonces tenía 15 años, era necesaria para curar a sus otros dos chiquitos enfermos. De acuerdo con el relato de la víctima, el violador incluso tenía un libro en donde decía a qué hora debían "mantener relaciones sexuales, según la posición de la luna".


En la investigación se supo que la familia Chaparro no habría sido la primera en tener contacto con el horror de Delgado. Según se supo, aparecieron otras mujeres que aseguran que les prometió sanación a través de estos procedimientos que consisten en acostarse con ellas.




Embarazos y abortos

Según la causa, Delgado Oyola dejó embarazada a Bárbara en varias oportunidades en las que, con ayuda de la madre de la chica, la obligaron a abortar tomando pastillas. Sin embargo, el hombre sostiene que no sabía que esos medicamentos eran para abortar.


"Ella se inventó toda esta película porque estaba enamorada de mi sobrino, pero le salió mal. Tuvo que inventarse algo muy grave para que le recibieran la denuncia. Creo que lo hizo porque cuando yo me enteré que me engañaba le dije que la iba a denunciar por haber abortado", agregó.


Bárbara tiene un hijo en común con el violador, que tiene 5 años, y que según ella, olvidó todo lo que pasaron junto al "Manochanta".