Fue un paseo de Independiente en Avellaneda ante River. Lo goleó 3 a 0 porque recién en el final acertó el último tanto de un partido que casi nunca mostró equivalencias. El "Rojo" tuvo una buena noche y el Millonario (que venía de una dura clasificación en la altura de Quito) todo lo contrario, pero en especial de mitad para atrás, donde solamente Marcelo Barovero se salvó del aplazo. Los goles los hicieron Nicolás Tagliafico, Diego Rodríguez de penal y Juan Martín Lucero.

La etapa inicial comenzó con un Tagliafico que apareció solo para de cabeza establecer el 1 a 0. Iban cinco minutos y River ya estaba abajo en el marcador ante un adversario que no lo dejaba jugar en ningún sector. Saviola no tocó la pelota (Driussi algo más hizo), mientras que en el mediocampo no pudo prevalecer Kranevitter, como así también hubo un bajo nivel de Bertolo. Sin embargo, lo peor estuvo de mitad para atrás, porque Milton Casco y Éder Álvarez Balanta tuvieron un partido para el olvido.

El lateral izquierdo le abrió el camino del triunfo a Independiente, luego de que le cometió un penal absurdo a Martín Benítez, a quien chocó desde atrás cuando iba a recibir el balón en un costado del área y de espaldas al arco. Fue así que el 'Ruso' Rodríguez cambió por gol y amplió la ventaja para el "Rojo", que encima quedó con uno más en cancha, después de que Leonardo Pisculichi fuera con la plancha ante Jorge Ortiz. Por este motivo, Pitana le sacó roja directa.

Con un panorama complicado, Gallardo mandó a la cancha a Carlos Sánchez y Rodrigo Mora, quienes en dos minutos hicieron más que Bertolo y Saviola. Pese a que el visitante mejoró en el arranque -y no le cobraron un claro penal del 'Ruso' Rodríguez a Driussi-, nunca pudo inquietar al arco rival para descontar. Mientras tanto, la presencia de Barovero -como en el primer tiempo- mantuvo la diferencia en números acordes aún. Sin embargo, a poco del final, Trapito no pudo hacer nada ante Lucero, quien llegó un poco antes que Jonatan Maidana para establecer el 3 a 0 definitivo.

Independiente está en zona de Liguilla Pre-Libertadores y si bien la mente está en la Copa Sudamericana (Cuartos de Final ante Independiente Santa Fe), la chance de poder disputar la Liguilla y ganarla le permitiría ir directo a la fase de grupos y no al repechaje de la Libertadores 2016, tal como sucederá con el elenco argentino que más lejos llegue en la Sudamericana, exceptuando a River que ya clasificó por ser el campeón defensor.

Precisamente, esa conquista a River le permitirá disputar el Mundial de Clubes a fin de año. Ahora, si quiere tener chances de ganarla, va a tener que mejorar mucho y levantar el nivel de algunos nombres donde no hay recambio (Balanta por ejemplo), porque si juega como en Avellaneda, le va a costar incluso la llave de Cuartos de la Sudamericana ante el humilde Chapecoense de Brasil.

Estadio: Libertadores de América

Árbitro: Néstor Pitana