Barack Obama, indignado tras el tiroteo en Oregon: "Esto se ha vuelto una rutina"

El presidente de EEUU enumeró la cantidad de episodios similares que se produjeron en los últimos meses. "Somos el único país avanzado sin legislación con sentido común sobre el control de armas", dijo. Hoy, murieron 10 personas en un ataque en un campus universitario

 AFP 163
AFP 163

El presidente estadounidense compareció en la Casa Blanca tras el asesinato de 10 personas en el Community College de Umpqua, en Roseburg. Visiblemente enojado, exclamó que las plegarias ya no alcanzaban. Afirmó acompañar a las víctimas pero increpó a los medios de prensa y a los políticos que sostienen la tenencia de armas sin control como un derecho fundamental de los EEUU.

"Como dije hace apenas algunos meses, cada vez que vemos estos tiroteos, nuestras plegarias no son suficientes. No hacen nada para evitar que estas carnicerías se den en otro lugar de EEUU.
No sabemos todavía por qué este hombre hizo lo que hizo. Y es justo decir que cualquiera que hace esto tiene una enfermedad en su mente", aseguró. Sin embargo, resaltó: "Somos el único país avanzado en esta Tierra que ve estos tiroteos cada cierto tiempo. Es la única nación avanzada en el mundo que no tiene conciencia sobre el control de armas".


LEA MÁS:

En una fuerte declaración ante la prensa, el mandatario demostró su indignación por las frecuentes masacres entre estadounidenses. "De alguna manera, esto se ha convertido en una rutina, las informaciones son rutinas, mis reacciones aquí en este podio son una rutina y lo es la conversación posterior. Nos hemos vuelto insensibles ante esto", dijo. Y enumeró los tiroteos en Columbine, en Blacksburg, en Tucson, en Newtown, en Aurora y en Charleston.

"Y también se ha tornado una rutina, por supuesto, la respuesta de aquellos que se oponen a cualquier tipo de legislación sobre armas que tenga sentido común", explicó Obama.

Advirtió que en la última década murieron más estadounidenses víctimas de actos de violencia armada que en ataques terroristas. "Sin embargo, tenemos un Congreso que explicitamente nos impide siquiera colectar información sobre cómo podemos reducir las muertes violentas", señaló, sin ocultar su irritación.

"Esta noche, nosotros -que tenemos la suerte de abrazar a nuestros hijos- estamos pensando en las familias que no son tan afortunadas. Pediré a mi gabinete que piense cómo cambiar estas leyes de tenencia de armas. Necesito tener al Congreso y a los legisladores estatales y gobernadores para que estén dispuestos a trabajar conmigo para cambiar esta ley", agregó.

"Que Dios bendiga la memoria de quienes murieron hoy. Y que Dios nos dé la fuerza para unirnos y el coraje para cambiar", concluyó su discurso este jueves el presidente de los Estados Unidos.

Al menos 13 personas murieron y más de 20 resultaron heridas este jueves a raíz de un tiroteo en una universidad en el estado de Oregon. El atacante resultó abatido por la policía y aún no se divulgó su identidad ni los motivos del crimen. Por su parte, la gobernadora de Oregon dijo que se trataría de "un hombre de 20 años de edad".