Reuters 163
Reuters 163

Cientos de soldados iraníes han llegado a Siria en los últimos 10 días y pronto se unirán a fuerzas del Gobierno y a sus aliados libaneses de Hezbollah en una gran ofensiva terrestre respaldada por ataques aéreos rusos, dijeron a Reuters dos fuentes libanesas.

"Los ataques aéreos (rusos) serán acompañados en el futuro cercano por avances terrestres del Ejército sirio y sus aliados", informó una de las fuentes familiarizadas con los acontecimientos políticos y militares en el conflicto.

"Es posible que las próximas operaciones terrestres se concentren en zonas rurales de Idlib y Hama", agregó la fuente.

Ambas fuentes afirmaron que la operación tendrá como objetivo recuperar territorios perdidos por el gobierno del presidente Bashar al Assad ante rebeldes.

LEA MÁS:


 Reuters 163
Reuters 163

Los movimientos apuntan a que se formará una alianza militar entre Rusia y los otros principales aliados de Assad –Irán y Hezbollah– para recapturar áreas del noroeste de Siria tomadas por insurgentes en rápidos avances previamente este año.

"La vanguardia de fuerzas terrestres iraníes comenzó a llegar a Siria: soldados y oficiales para participar específicamente en esta batalla. No son asesores. (...) Son cientos con equipamiento y armas. Y habrá más", comentó la segunda fuente.

Añadió que en la operación también participarán agentes iraquíes.

Hasta el momento, el respaldo militar iraní directo a Assad ha consistido mayormente en brindar consejeros militares. Irán también ha movilizado a combatientes chiitas, incluyendo a iraquíes y a algunos afganos, para que luchen junto a las fuerzas gubernamentales sirias.

Hezbollah, que es respaldado por Irán, ha combatido junto al Ejército sirio desde comienzos del conflicto.

La Fuerza Aérea rusa inició ataques aéreos en Siria el miércoles contra áreas cerca de las ciudades de Homs y Hama, en el oeste del país, donde las fuerzas de Al Assad luchan contra una serie de grupos insurgentes, aunque no contra el Estado Islámico, que está localizado mayormente en el norte y este de Siria.

El jueves se reportó que dos ataques aéreos rusos en Siria alcanzaron un campo operado por un grupo rebelde que recibió entrenamiento militar de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en Qatar y Arabia Saudita.