Otro nuevo hecho de violencia extrema se registró hoy, pero esta vez no fue en la City porteña sino en el partido de San Isidro. Allí, un colectivo fue atacado a palazos por un automovilista que circulaba de contramano por la calle Saavedra y que pretendía que el colectivero diera marcha atrás y lo dejara pasar. Como eso no sucedió y la calle quedó bloqueada, el agresor bajó enojadísimo con una pala y destrozó el parabrisas ante la vista de todos los pasajeros.

El chofer se asustó y mientras llamaba con su celular a la policía, le pidió a los pasajeros que tomaran registro de la patente del vehículo del atacante. La situación generó malestar y nerviosismo entre la gente porque el hombre se mostraba extremadamente irritado cuando en realidad él estaba cometiendo la infracción.