EFE 163
EFE 163

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el jefe máximo de la narcoguerrilla de las FARC se presentaron el miercoles 23 juntos en La Habana. Flanqueados por Raúl Castro, anunciaron una Jurisdicción Especial para los terroristas con el objetivo de firmar un acuerdo definitivo el 23 de marzo próximo.

Sin embargo, el pacto despertó críticas por las concesiones que supone. El hashtag #AcuerdoDeImpunidad se impone en Colombia y con esa etiqueta miles de usarios de Twitter rechazan la posibilidad de que los narcoguerrilleros salgan en libertad e, incluso, participen en la vida política del país.

El director de Human Rights Watch (HRW) para América, José Miguel Vivanco, advirtió hoy de que el acuerdo conlleva impunidad para los autores de delitos graves, por lo que la Corte Penal Internacional (CPI) podría no aceptarlo. El pacto "permitiría que los máximos responsables de los peores abusos puedan eximirse de pasar siquiera un solo día en prisión", apuntó Vivanco, quien siempre ha expresado su desacuerdo con algunos aspectos de este proceso de paz.

"El acuerdo permitiría que los máximos responsables de los peores abusos puedan eximirse de pasar siquiera un solo día en prisión"

Hizo esa afirmación, según sus palabras, "sin perjuicio de que el Acuerdo sobre Jurisdicción Especial para la Paz contemple esfuerzos para promover la rendición de cuentas por las graves violaciones de derechos humanos cometidas durante el conflicto armado".

Es "difícil –agregó– imaginar que esta fórmula de justicia transicional (decidida en Cuba) supere un escrutinio riguroso en la Corte Constitucional colombiana o, en última instancia, en la Corte Penal Internacional".

En la misma línea ya se había pronunciado el ex presidente Álvaro Uribe, que desde el primer día ha sido el principal detractor de los diálogos de paz que el gobierno de Juan Manuel Santos mantiene con las FARC en La Habana, desde el 4 de septiembre de 2012.

Hoy, en un acto público en Bogotá, leyó las nueve críticas al pacto de Santos con las FARC. "Que el guerrillero raso no sea llevado a la cárcel es aceptable, pero concederle esta indulgencia al cabecilla responsable de atrocidades es mal ejemplo, promotor de nuevas violencias", afirmó .

LEA MÁS:

#AcuerdoDeImpunidad