163
163

Sin dar detalles del viaje de Santos a Cuba, la Presidencia de Colombia afirmó que "la justicia es el meollo de las negociaciones de paz y con un acuerdo en el tema, el sueño de construir un país en paz se empieza a convertir en una realidad".

El viaje de Santos "quiere decir que el acuerdo de justicia transicional ya se alcanzó", declaró a la AFP Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (CERAC) de Colombia. "Esto indicaría que el conflicto colombiano se terminó y estamos entrando en una fase de transición hacia el posconflicto", agregó el analista, que espera para hoy el anuncio de una fecha para la firma del acuerdo final.

El martes, en un foro económico en su país, Santos adelantó que el acuerdo sobre justicia seguramente no dejaría satisfechos a todos.

"No todo el mundo va a quedar contento, pero estoy seguro de que a la larga será mucho mejor, porque no importa que unos queden descontentos. Nadie puede quedar totalmente contento, pero el cambio va a ser muy positivo", señaló Santos, citado este miércoles por medios locales.

El diario El Tiempo de Colombia adelantó que el acuerdo incluirá la creación de un tribunal especial de paz, conformado por dos salas, una de sentencias y otra de juzgamientos, a las cuales llegarán todos los procesos relacionados con el conflicto armado.

La diferencia es que a la primera llegarán los procesos en los que los involucrados acepten responsabilidad de los hechos, y a la segunda le corresponderá los casos en los que no se acepten cargos y se haga necesaria una comprobación.

"El modelo de justicia que se aplicará será restaurativo, pues permite imponer penas privativas de la libertad para los cabecillas de las FARC pero que no implican cárcel", según difundió el periódico. Esto quiere decir que la víctima y el victimario podrían acordar la forma en que se cumplirá la sentencia, por ejemplo a través del desarrollo de obras

Para el senador opositor Alfredo Rangel, persisten el escepticismo y las dudas en relación con el punto de justicia. "Nosotros seguimos manteniendo las dudas de que será un anuncio de impunidad disfrazada, una impunidad concertada, vamos a estar pendientes de si va a haber cárcel por los crímenes o si se van a dar penas conmutables por las alternativas", afirmó en declaraciones con Radio Caracol.

LEA MÁS:


El papa pidió evitar "otro fracaso"

La reunión de este miércoles se desarrollará tres días después de que el papa Francisco dijera en la isla que el proceso de paz no podía permitirse "otro fracaso".

"Por favor, no tenemos derecho a permitirnos otro fracaso más en este camino de paz y reconciliación", dijo el papa argentino al dirigir su pensamiento "a la querida tierra de Colombia", en la misa campal que ofició en la Plaza de la Revolución de La Habana.

El gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han desarrollado negociaciones de paz anteriormente, la última vez a fines de los 90 y comienzos de los 2000, pero terminaron en fracaso y se reanudaron las hostilidades.

Hasta ahora las partes han consensuado tres de los seis puntos de la agenda y en los últimos ciclos de diálogo (van 41 hasta ahora) venían discutiendo sobre la reparación a las víctimas, que incluye el tema de la justicia, mientras una subcomisión conjunta preparaba paralelamente planes para un cese del fuego definitivo.

Se considera que el tema de la justicia es el núcleo de la negociación y había sido tratado en el último tiempo por los equipos de asesores jurídicos de ambas partes, y desde hace algunos días los negociadores de la guerrilla decían que ambas partes estaban "a las puertas" de llegar a un acuerdo sobre este asunto.

Desde julio rige en Colombia una tregua unilateral de las FARC y el presidente Santos ordenó suspender los bombardeos a posiciones rebeldes, lo que ha permitido un desescalamiento del prolongado conflicto, el último en América.

Además, Estados Unidos, el secretario general de la ONU y la Presidencia de Unasur, ejercida por Uruguay, designaron emisarios, que han hablado con ambas delegaciones negociadoras en La Habana.

Ambas partes han cerrado el tema de la reforma rural (mayo 2013), participación política (noviembre de 2013) y drogas ilícitas (mayo 2014). Además acordaron en marzo de este año un programa de desminado y en abril, la conformación de una Comisión de la Verdad.