"Argentina tiene las leyes más progresistas de la región en materia de derechos humanos. El problema es su falta de implementación", aseguró en diálogo con Infobae TV Mariela Belski, responsable local de Amninstía Internacional. La directiva se mostró sorprendida porque ninguno de los principales candidatos que aspiran ganar las elecciones el próximo 25 de octubre haya aceptado suscribir un compromiso que garantice la continuidad de ciertas políticas del área y a ampliar el debate en los temas aún no abordados.

"De Scioli no sabemos su posición sobre temáticas propias del kirchnerismo como los juicios de ´memoria, verdad y justicia´ o temática de igualdad de género. De Macri ni se conoce su política pública en la ciudad y Massa, a través de su esposa, solo ha hablado de algunas cuestiones especificas sobre violencia contra la mujer", describió Belski.

Aministía internacional mantuvo charlas con los principales referentes de los partidos políticos que compiten en la contienda presidencial a los efectos de obtener un compromiso escrito que asegure que quien obtenga el triunfo garantizará la profundización de ciertas políticas de derechos humanos y abrirá al debate de otras. Los resultados se pueden calificar como decepcionantes por su ausencia de respuesta concreta.

"La problemática indígena y la discusión del aborto son dos deudas que deja este gobierno", explicó la especialista. Por lo primero, la reputada organización internacional ha lanzado una plataforma denominada "territorioindigena.com.ar" que muestra los 183 puntos de tensión relevados en nuestro país. Allí se analizan los reclamos de las poblaciones aborígenes en materia de tierras que les han sido arrebatadas o judicializaciones de protestas sociales.

En relación a la cuestión del aborto, Belski recordó que desde la redacción del Código penal de 1921 existen casos de interrupciones de embarazo legales no punibles que aún encuentran resistencia a la hora de su implementación. "No pretendemos que los candidatos firmen que están a favor, como si lo estamos nosotros. Apenas pedimos que el tema se debata democráticamente", concluyó la directora de Amnistía.