El Gobierno prepara medidas para defender las reservas

Hay preocupación en la Casa Rosada. Si el nivel de reservas continúa cayendo, la economía mostrará su peor cara: faltarán divisas esenciales para mantenerla con vida

El Banco Central aun no logra recomponer reservas tras el pago de deuda.<br>  162
El Banco Central aun no logra recomponer reservas tras el pago de deuda.<br> 162

Si bien en Economía imaginaron este escenario, no contaron con que el turismo y el dólar ahorro les llevarían más dinero que las importaciones de energía y que el mercado sería una aspiradora insaciable de cuanto bono en dólares les vendieran para aplacar el precio de la divisa en el mercado libre.

Por eso el cupo de dólar ahorro que autoriza la AFIP irá bajando lentamente y las importaciones se verán más restringidas.

El viernes, 26.677 clientes de los bancos compraron 14,75 millones de dólares. El promedio continuó en 550 dólares por persona. Si se hubiera mantenido el nivel de autorizaciones de hace poco más de un mes, esas personas hubieran podido comprar casi 20 millones de dólares porque el promedio estaba en 700 dólares per cápita.

Los exportadores también sentirán la presión de liquidar lo que tienen pendiente y los inversores institucionales recibirán "sugerencias" para que el 3 de octubre acepten canjear los Boden 2015 por el Bonar 2014. En otras palabras, les pedirán que renuncien a cobrar los billetes al contado y tomen a cambio una ampliación de la emisión del Boden 2024 que por su precio más bajo tendrá un rendimiento de dos dígitos que lo hará más atractivo.

Esto explica que en las últimas ruedas el bono que más subió fue el Boden 2015 y que se hayan duplicado los negocios en el Bonar X que vence en 2017. La explicación es simple, hay vendedores de Boden 2014 que están pasándose al Bonar X y otros que van al Boden 2015 porque creen que el 3 de octubre harán un excelente negocio con el canje. El Gobierno no se detendrá en regateos porque la prioridad son las divisas y esto lo saben los inversores. El final de los Gobiernos que prometen una patria productiva es siempre el mismo: los grandes ganadores son los que están con efectivo en la mano y hacen fuertes diferencias en el mercado financiero.

Esto explica también por qué en los últimos cuatro años el sector privado no sólo no creó empleos, sino que redujo el nivel de personal. Las inversiones, a pesar de la abundancia de dólares en el mundo, jamás llegaron y el default impidió que se tomen nuevos créditos en dólares, cuando se agotó la política de desendeudamiento, una forma elegante de bautizar a la impotencia de conseguir dólares en el exterior o del colchón de los argentinos.

Por otro lado, el negocio de los abogados que se dedican a sacar cautelares para los importadores que se presentan con sus Declaraciones Juradas Anticipadas de Importaciones (DeJAI) rechazadas, va en crecimiento. Lo que prohíbe la Secretaría de Comercio se transforma en una cautelar y el mecanismo está tan aceitado que se emite una cautelar en 10 días hábiles y la ampliación, es decir cuando el importador pide más divisas para seguir comprando en el exterior, en cinco días.

Con la cautelar en la mano el importador va al banco que se ve obligado a girar las divisas al exterior y no hay represalia que valga porque la cobertura alcanza hasta para protegerlo de las trabas de la AFIP. La Aduana hasta ahora no ha podido impedir el ingreso de la mercadería que ingresa de la mano de las cautelares.

De hecho, los jueces, para emitir esos fallos favorables a los exportadores, se apoyan en que es el Gobierno el que incumple con las leyes y la Constitución al prohibir lo que es legal.

El rechazo del Gobierno de los pedidos de los importadores no tiene asidero en ninguna ley y viola los preceptos de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Con ese aval avanzan y la salida de divisas por esta situación va creciendo.

Las grandes empresas, obvio, no acuden a este mecanismo porque temen a las represalias oficiales. Pero pequeñas empresas –las textiles principalmente– no tienen opción: o acuden a la justicia o quiebran.

Lo cierto es que todos los caminos conducen al dólar y eso se verá esta semana más allá del resultado de las elecciones del Chaco.

Por otra parte, volverán los grandes jugadores a la plaza porque terminó la festividad judía. Por eso se anticipan ruedas de más dolarización. Los que van por los dólares del Banco Central tienen fuerzas superiores a los que defienden las reservas.