EFE 163
EFE 163

Apenas se conoció la sentencia contra Leopoldo López, distintos políticos, presidentes, ex mandatarios y organizaciones de derechos humanos salieron a repudiar el fallo. El régimen de Nicolás Maduro lo condenó a 13 años, 9 meses y 7 días de prisión.

El jefe de Estado español, Mariano Rajoy, escribió en Twitter: "Preocupado por @leopoldolopez, cuya libertad exige la ONU. Mi apoyo a @liliantintori. #Venezuela es un gran país que merece gran democracia MR".

El ex presidente del gobierno español Felipe González afirmó que "Venezuela se ha convertido en una dictadura de facto" con la sentencia al líder opositor, a quien consideró un "preso político de (Nicolás) Maduro".

"Venezuela se ha convertido en una dictadura de facto", dijo Felipe González

"Ni dentro ni fuera de Venezuela, nadie puede llamarse a engaño. Venezuela se ha convertido en una dictadura de facto. El Presidente decide por el Parlamento y por la Justicia", señaló González en una declaración con motivo de la sentencia.

"Leopoldo López ha sido condenado por Nicolás Maduro, como todos los demás presos políticos de Venezuela", afirmó en la declaración, en la que agregó que al líder opositor venezolano, "como a los demás condenados, le atribuyen los actos de violencia y las muertes que son responsabilidad del Gobierno".

Por su parte, el ex mandatario colombiano Andrés Pastrana escribió en Twitter: "Hoy injustamente se ha condenado a un gran demócrata de América Latina. Toda nuestra solidaridad para con @liliantintori @antonietamlopez".

En los Estados Unidos, la noticia también tuvo repercusiones. La congresista Ileana Ros-Lehtinen fue una de las primeras en manifestarse en las redes sociales: "EEUU debe aplicar sanciones contra los jueces, fiscales y los oficiales de Ramo Verde sobre el caso de @LeopoldoLopez #LeopoldoEsInocente".

En tanto, otro congresista, Mario Díaz-Balart, expresó también en Twitter: "@leopoldolopez -¡sigamos en solidaridad contigo! #LeopoldoLibre #SOSVzla".

LEA MÁS:

El líder político del partido español Podemos, que en el pasado tuvo vínculos cercanos al chavismo, sostuvo que no cree que se debe condenar a ninguna persona por hacer política.