163
163

En medio del escándalo de corrupción que salpica a la petrolera estatal brasileña Petrobras y al gobierno de Dilma Rousseff, el ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva salió a respaldarla. "No hay ninguna razón, no hay ningún motivo para un juicio político a Dilma. Todo el mundo conoce el carácter de la presidenta. No se puede pensar en un impeachment solo porque hay problemas económicos. Al mismo tiempo hay denuncias de corrupción, pero eso debe apartado del ámbito de la gobernanza del país", afirmó.

"La obligación de Dilma es gobernar, porque fue electa para cuidar los intereses de 204 millones de brasileños", agregó, al tiempo que admitió "cierta inseguridad en la base de sustentación política del gobierno por divergencias entre la cámara de diputados y el gobierno, entre los partidos políticos".

"Los pobres empezaron a viajar en avión y ya no quieren volver al ómnibus para distancias muy largas"

En ese sentido, les pidió a los brasileños que "recuperen la autoestima y la confianza en Brasil". "Que se convenzan de que no se acaba el mundo. Como el ascenso social fue tan impresionante mucha gente puede estar preocupada. En 12 años colocamos más estudiantes en la universidad de lo que la élite brasileña había hecho ingresar en un siglo. Los pobres empezaron a viajar en avión y ya no quieren volver al ómnibus para distancias muy largas", señaló quien podría ser candidato a un tercer período como presidente en 2018.

La corrupción es uno de los temas más salientes en Brasil, donde parte de lo que fuera su gobierno está implicado en el escándalo de Petrobras, como José Dirceu, ex jefe de gabinete, y Joao Vaccari, ex tesorero del Partido de los Trabajadores (PT). Este domingo el diario Estadão informó que el fiscal responsable de la causa habría solicitado de manera oficial la investigación de las campañas de Rousseff en 2010 y 2014, y de Lula en 2006.

 AFP 163
AFP 163

Sin embargo, se mostró esperanzado y consideró:"Brasil puede salir de la situación actual".

Por otra parte, inclinó la balanza en las elecciones argentinas que se celebrarán el próximo 25 de octubre. "Tuve una relación extraordinaria con Néstor Kirchner, y también la tengo con Cristina. Entonces desde Brasil obviamente yo hincho para que Cristina consiga que sea elegido el sucesor que ella quiere ver en la presidencia. Y más todavía cuando el sucesor es Daniel Scioli. Yo hincho para que Scioli gane las elecciones", aseguró el oriundo de Pernambuco en una entrevista que le concedió al diario Página 12.

En ese sentido, Lula dijo que "quiero que gane las elecciones alguien que quiera mantener una buena relación con Brasil. Alguien que vea a Brasil como socio y no como adversario. Que quiera acrecentar la relación comercial, política y científica entre los dos países".

LEA MÁS:

"Sería extremadamente importante que gane quien tenga vocación integracionista y latinoamericanista y no quien piense que la solución está en el Norte y que el Norte será nuestro salvador", añadió.

Al hacer referencia a la situación regional, explicó: "No creo que fuera de América del Sur y del Mercosur tengamos mucha salida. Para volver a crecer tenemos que creer en nuestro potencial. En el potencial del mercado interno del Mercosur y de la Unasur, en la capacidad productiva, en la capacidad de nuestros intelectuales, científicos y nuestros investigadores".

"No podemos basarnos en la idea de que el Norte es la palanca que nos ayudará", disparó uno de los máximos referentes del Partido de los Trabajadores que actualmente gobierna Brasil.

 AP 163
AP 163

"El mundo está en crisis desde el 2008. Y el mundo está en crisis por una razón. El sistema financiero ya invirtió diez billones de dólares para resolver la crisis del propio sistema financiero y no logró resolver la crisis. Si hubiera invertido la mitad de ese monto para incentivar a los países pobres del mundo tal vez hubiera tenido otra suerte y hubiese acabado con la crisis", analizó al hablar del momento económico que vive el planeta.

"A mí me parece que el proteccionismo es un error. En los momentos de crisis debe haber más comercio, más crédito, más inversiones", ratificó como posible alternativa. "Cuando recaudás menos de lo que producís, y gastás más de lo que recaudás, en el Estado o en la casa de un trabajador, está mal", resaltó quien fuera presidente de la República Federativa de Brasil entre el 2003 y 2010.

 Télam 163
Télam 163

"Si, en cambio, el modelo es el ajuste del 2008, nos vamos a dar cuenta de que en todos los países que hicieron un ajuste –en todos, sin excepción– crecieron la deuda pública y la deuda líquida. Grecia es el mayor ejemplo. Hizo el ajuste y la deuda pasó a 186 por ciento del Producto Bruto Interno. Lo mismo los Estados Unidos, que pasaron de 84 a 106 por ciento. Y uno verá el mismo resultado si toma Italia, Francia, Portugal o cualquier otro país. Los ajustes empeoraron las cuentas públicas", señaló Lula.