Un hombre encarceló a su familia durante dos años

 0223.com.ar 162
0223.com.ar 162

"Edgardo había hecho que su hijo fuera adicto a la nafta, para que la aspire y se quede tranquilo", relató la nuera de un hombre que montó una verdadera casa del horror en Mar del Plata.

Ese es sólo uno de los tantos detalles macabros del accionar de Edgardo Oviedo, de 66 años. El hombre mantuvo enjaulados en condiciones de esclavitud durante dos años a su esposa y su hijo, ambos con problemas psiquiátricos y retraso madurativo. Durante todo ese tiempo, sólo los alimentaba con mate cocido y pan.

Los reclusos debían hacer sus necesidades en un sector con piedras

El calabozo, ubicado en el patio trasero del domicilio era extremadamente precario. Había celdas, ventanas sin vidrio, piso de tierra, colchones viejos, basura y escombros. La esposa e hijo de Edgardo debían hacer sus necesidades en un sector con piedras.

 0223.com.ar 162
0223.com.ar 162

El diario La Capital agrega que los investigadores hallaron restos de comida para perros y temen que las víctimas fueran obligadas a alimentarse con ella. La nuera del responsable del maltrato agregó otro detalle estremecedor: "Él había hecho que Gerardo (su hijo) fuera adicto a la nafta, la cual aspiraba y se quedaba tranquilo. Decía que era para que no se escapara".

"Cuando le pedíamos que los bañara, nos amenazaba con un hacha"

La familiar dio más detalles del contexto de agresión en el cual vivía toda la familia: "Él era violento, todo lo que le decías lo tomaba como agresión y te amenazaba. Ha venido con un hacha o una maza cuando le pedíamos que los bañara porque no los podía tener así".

Oviedo tenía otros hijos que vivían bajo constantes amenazas para que ellos no dieran a conocer esta inhumana situación. Pero finalmente tomaron valor para hacer la denuncia ante la Comisaría de la Mujer, al observar que el maltrato de Oviedo también había alcanzado a sus nietos.

 0223.com.ar 162
0223.com.ar 162

Fue entonces cuando la DDI de Mar del Plata inició una investigación que permitió allanar la casa del horror. El fiscal que dio la orden, Alejandro Pellegrinelli, no salía de su asombro al recorrer la jaula en la cual la esposa y el hijo de Oviedo vivían como esclavos. "Uno lee el caso en los papeles y no puede creer que luego lo confirme con la realidad", sostuvo el fiscal.

Oviedo fue acusado por "reducción a la servidumbre", un delito que establece una pena de 15 años de prisión, aunque con los agravantes podría llegar a ser penado con prisión perpetua. Permanecerá detenido en la Unidad Penitenciaria Nº44 de Batán mientras se desarrolla el proceso judicial.