El fin del cepo no desactivó el mercado de futuros de dólar Shutterstock 162
El fin del cepo no desactivó el mercado de futuros de dólar Shutterstock 162
 Shutterstock 162
Shutterstock 162
Bloomberg
Bloomberg

Cuando el dólar libre se encaminaba a 15,75 pesos, sonó la alerta naranja en el Ministerio de Economía y el Banco Central: salieron a vender bonos Boden 2015 que estaban en poder de la ANSeS, al tiempo que le pidieron al titular de la AFIP que aumente el cupo de venta de dólar "ahorro".

La venta de Boden 2015 fue sorprendente. Solamente en el Mercado Abierto Electrónico (MAE) se colocaron 402 millones de pesos. Este bono representó 30 por ciento de lo que se movió en esa plaza. Si se le suma lo que se colocó en la Bolsa, las ventas del título de la deuda que vence el próximo 3 de octubre sumaron más de 600 millones de pesos.

Tener Boden 2015 equivale a tener billetes norteamericanos en la mano porque en un mes exacto el bono se extingue y el Gobierno pagará 6.500 millones de dólares al contado.

Este movimiento hizo que los inversores dejen de comprar dólares para pasarse al bono que perdió 1,03 por ciento de su valor. Era más barato comprar divisas en forma de bono que de billete.

Al mismo tiempo en los bancos, con autorización de la AFIP vendieron 63 millones de dólar-ahorro, un monto elevado para el tercer día hábil del mes.

Ante esta situación, en la plaza libre, el dólar cambió de recorrido y comenzó a bajar hasta 15,66 pesos. Este precio es 4 centavos más elevado que el del día anterior. En tres ruedas la divisa aumentó 20 centavos pero quedó más vendedora para la rueda del último día de la semana.

En tanto, los otros dos bonos en dólares con legislación argentina, que estuvieron al margen de la venta de la ANSeS, tuvieron alzas de 1,17 por ciento en el caso del Bonar X y de 1,44 por ciento cuando se trató del Bonar 24.

Las reservas de libre disponibilidad podrían caer a u$s5 mil millones con el pago de Boden 2015 el 3 de octubre

En el Forex-MAE, la principal plaza de cambios mayorista, el Banco Central tuvo que vender 50 millones de dólares. En tres días se vendieron 210 millones de dólares para satisfacer la demanda de los importadores.

Pero además, por la baja del euro, la libra esterlina y el oro, se perdieron 38 millones de dólares. También hubo pagos al exterior. Por importación de energía se fueron 58 millones y se cancelaron 2 millones con Brasil. Al final del día, las reservas perdieron 26 millones al quedar en 33.537 millones de dólares. El maquillaje contable con los swaps chinos disimula todos los tropiezos.

En tanto, en la Bolsa, el alza de 1 por ciento del petróleo y la calma de Wall Street hizo que aparecieran los compradores de ocasión que fueron por los papeles más líquidos del mercado. De esta manera, con negocios por 142 millones de pesos –un volumen satisfactorio para estos días- y el índice Merval de las acciones líderes terminó la rueda con un alza de 1,76 por ciento.

Petrobras (+1.04%) e YPF (+1,35%) traccionaron la suba del Merval junto a los bancos que tuvieron comportamientos destacados. Grupo Galicia avanzó 3,18 por ciento; Francés, 3.02 por ciento y Macro, 2,40 por ciento. Pampa Energía (+3,38%) fue el papel que más subió. En Wall Street los ADR's de la empresa que controla a Edenor, aumentaron 4,53 por ciento. Los ADR's de los bancos en Nueva York tuvieron aumentos superiores a 3 por ciento.

Para este viernes se espera otra rueda tensa. Los informes privados señalan que si el 3 de octubre cuando venza el Boden 2015, una buena proporción de los tenedores del bono no acepta canjearlos por bonos de más largo plazo, las reservas de libre disponibilidad quedarán en un nivel inferior a los 5 mil millones de dólares. En estas circunstancias, le va a ser difícil al Central mantener esta estrategia de venta de dólar "ahorro" para evitar que el dólar libre siga en alza.

Los inversores y ahorristas lo saben y por eso compran dólar billete. Solo estímulos como la venta de Boden 2015 a precios inferiores a los del mercado, los detiene por un instante.