Reuters
Reuters

"Me siento sola, acá se violan los derechos humanos y nada pasa. (...) Si no convoco una reunión de cancilleres, piensan que el problema no es tan grave. Pero si esta región no se da cuenta de lo que está pasando, entonces sí es más complejo", declaró la canciller a la emisora Caracol Radio.

La frontera colombo-venezolana se mantiene cerrada parcialmente desde hace trece días por orden del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. El régimen, además, ordenó la deportación masiva de colombianos, medida que ya se ha transformado en una crisis humanitaria en la zona.

María Ángela Holguín dijo hoy que no acudirán a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) si el organismo no convoca una reunión de cancilleres esta semana para abordar la crisis fronteriza con Venezuela. "Si esta semana no es (la reunión de) Unasur, ya no creemos que valga la pena", dijo Holguín a la emisora Blu Radio, donde destacó que la prioridad de Colombia era dar a conocer lo que estaba ocurriendo en la frontera y que eso ya se logró el lunes en la Organización de Estados Americanos (OEA).

"Si esta semana no es (la reunión de) Unasur, ya no creemos que valga la pena"

"Ya los países miembros de Unasur conocen lo que está pasando y si no es esta semana, no vamos a estar en la reunión de Unasur", zanjó la ministra.

La Unasur decidió ayer aplazar una reunión extraordinaria de sus cancilleres, prevista para el próximo jueves, ante la imposibilidad de que acudiera la representante de Venezuela, Delcy Rodríguez, que se encuentra en China.

En tanto, la OEA rechazó celebrar la reunión de ministros de Exteriores propuesta por Colombia ante lo que considera una "grave crisis humanitaria" con "deportaciones arbitrarias y maltratos" a sus ciudadanos por parte de Venezuela.

Holguín reveló que Maduro, quien según Colombia no ha atendido las llamadas del mandatario Juan Manuel Santos para tratar el tema, "ha enviado varios mensajes a través de Panamá" para programar un futuro encuentro de alto nivel. "Me imagino que uno está destinado a que los problemas sólo se arreglan bilateralmente", comentó la jefa de la diplomacia colombiana.

Al menos 10.000 personas han retornado a Colombia por miedo en los últimos trece días

Ahora, Colombia estudia si acudir a las Naciones Unidas, aunque Holguín precisó que antes de tomar cualquier decisión se reunirá con los organismos de la ONU que visitaron la zona fronteriza para conocer su percepción.

Un tramo de la frontera entre ambos países está cerrada desde el 19 de agosto por orden del presidente venezolano, Nicolás Maduro, como parte de una campaña contra el contrabando y supuestos paramilitares, que incluyó la declaración del estado de excepción en seis municipios y la deportación de más de mil colombianos.

Según el informe que las entidades la ONU entregaron al concluir su visita, al menos 10.000 personas han retornado a Colombia por miedo en los últimos trece días, en tanto que "otras 1.100 han sido deportadas".

Entre Colombia y Venezuela permanecen cerrados actualmente cerca de 160 kilómetros de límite fronterizo de los 2.219 kilómetros totales entre ambas naciones.