El ex ministro Domingo Cavallo criticó la situación económica y afirmó que, una vez que deje la Presidencia, Cristina Kirchner "no va a ser en absoluto la conductora" del peronismo porque "ella ya perdió cuando tuvo que aceptar como candidato a Scioli" con la intención de conservar su influencia política.

Uno de los problemas más urgentes para Cavallo es resolver la "catástrofe cambiaria", cuya solución pasa, en su opinión, por eliminar el cepo "de una sola vez yendo a un dólar libre y flotante. El gobierno no puede controlar el tipo de cambio porque no tiene las reservas suficientes".

"La clave es definir reglas de juego y dejar que la realidad defina el precio del dólar", enfatizó.

Cavallo calificó a la situación ecómica como "muchísimo más grave en términos de los riesgos que hay sobre el futuro. En 2001 teníamos dos problemas: la adversidad externa y el endeudamiento de las provincias con el sistema bancario, pero la economía estaba capitalizada y funcionaba integrada al mundo".

"Hoy la economía está desquiciada, está muy mal organizada; el gobierno ha intervenido de una manera irracional, no ha habido inversión productiva y tenemos un nivel de desequilibrio muy importante porque hay un gasto que excede largamente a los recursos tributarios", agregó.

Cavallo admitió que mucha gente no piensa que estemos tan mal como él señala y que incluso los candidatos no son tan alarmistas. "Los candidatos no quieren poner de manifiesto los problemas porque tienen miedo de asustar a la gente y de perder votos. Pero, esto es insostenible; al déficit fiscal lo van a tener que ajustar. Mucha gente ya se dio cuenta de que esto está mal", señaló.