facebook/ElTribunodeMagdalena 162
facebook/ElTribunodeMagdalena 162
 facebook/ElTribunodeMagdalena 162
facebook/ElTribunodeMagdalena 162

El pasado 9 de agosto, la Ruta 11 fue escenario de la violenta discusión de una pareja que terminó de la peor manera: en medio de la pelea, la mujer decidió rociar con alcohol a su novio y prenderlo fuego adentro del auto. La agresora salió corriendo mientras que el hombre se tiró en un charco de agua en la banquina para poder apagar el fuego que lo consumía.


El hecho ocurrió cuando Eduardo Rubén Gómez (35) y Marcela Mendoza (37) regresaban a su pueblo natal, Bartolomé Bavio, desde Magdalena, localidad en la que habían votado por las PASO. Comenzaron a discutir hasta que la charla subió de tono y ocurrió lo peor.


Un motociclista que pasaba por la ruta contó a la Justicia que vio a una mujer que salía corriendo del vehículo –desde el lugar del acompañante– y luego a un hombre bajar en llamas del auto y tirarse al costado donde había algo de agua acumulada y así intentar apagar el fuego.


 facebook/ElTribunodeMagdalena 162
facebook/ElTribunodeMagdalena 162

Por su parte, una médica que pasó asistió a Gómez, quien fue trasladado de urgencia al Hospital Interzonal General de Agudos San Martín de La Plata. Allí quedó internado en estado crítico con quemaduras en el rostro, el tórax, el cuello y los brazos. Las llamas le afectaron el 70 por ciento del cuerpo. El hombre agonizó durante tres días y murió.


Mendoza fue detenida en las últimas horas por policías de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de La Plata y quedó imputada por "homicidio agravado por el vínculo". La causa inicialmente estaba caratulada como "tentativa de homicidio", pero ahora la situación de la agresora se complicó.


"Me había dicho varias veces que me iba a prender fuego, y lo hizo", dijo la víctima antes de ser trasladada en una ambulancia, según declararon testigos del ataque. Intervino en el caso personal de la Ayudantía de Fiscalía local y de las comisarías de Bavio y Magdalena.