163
163

Donald Trump mantiene su polémico perfil de campaña de cara a las elecciones presidenciales de los Estados Unidos. El precandidato republicano realizó este miércoles las primeras declaraciones luego de haber echado de una conferencia de prensa en Iowa al presentador estrella de Univisión, Jorge Ramos.

El magnate norteamericano justificó su reacción e incluso minimizó el impacto que este incidente podría provocar a su candidatura. "Tengo un gran apoyo porque lidero todas las encuestas por dos dígitos", declaró al programa Today Show, de la cadena NBC.

Este martes, el periodista de origen mexicano, quien también es columnista de Infobae, quiso interpelar al magnate, pero no logró comenzar a hablar porque el propio Trump lo interrumpió. Lo mandó a callar y le dijo varias veces que se sentara. No quería permitirle el uso de la palabra. Como Ramos siguió intentándolo, el republicano llamó a sus guardaespaldas para que lo desalojaran del lugar.

"Estuvo totalmente fuera de lugar, mientras yo estaba siendo consultado por otro periodista", indicó el precandidato republicano.

"Se levantó y empezó a despotricar como un loco, y francamente estaba fuera de lugar", agregó el polémico magnate norteamericano, quien reaccionó de esa manera ante la consulta de Ramos sobre su plan de deportación de inmigrantes indocumentados.

Trump, en el primer discurso de campaña, había tildado a los mexicanos de "asesinos, violadores y narcotraficantes", lo que provocó un repudio general. Desde artistas que trabajaban para sus marcas, hasta de los propios republicanos.

A partir de esos dichos la cadena Univisión, que tenía relaciones comerciales con el magnate por la marca Miss Universo, rompió todo tipo de sociedad.