163
163

Luego que le robaran por enésima vez el asiento de la bicicleta, la escritora mexicana Valeria Luiselli decidió escribir una carta al ladrón de su barrio. Para eso, pensó en otras víctimas de robos parecidos y pidió que les enviaran una línea dirigida a sus propios ladrones de bicicletas.

Con las frases de todos los que respondieron, compuso un mensaje colectivo que luego imprimió y pegó en las paredes de la zona. En las semanas siguientes, aparecieron otras cartas pegadas, de otras personas cuyas bicicletas habían sido robadas. Luiselli afirma que, en su barrio, desde hace dos semanas no ha habido robos.

Este es un fragmento de la carta colectiva, según publicó el diario español El País:

"Querido ladrón de bicicletas:

¿Te puedo preguntar por qué? ¿Por qué te robas partes de mi bicicleta? La última vez fue la canasta. Hoy, el asiento. Te robarías los pedales, si pudieras. Te robarías la pintura y las calcomanías, si pudieras. Mi hija dice que debes de estar armando tu propia bicicleta con partes de las nuestras. Una vez robaste la bicicleta de mi madre. Tiene 64 años y esa era su primera bicicleta. Se le iluminaban los ojos cada vez que la montaba. El verano pasado te robaste la bicicleta de mi amiga. Te robaste su forma de transporte, pero además, una de sus pocas fuentes de alegría.

¿No tienes mejores cosas que robar? ¿No aprendiste nada de Vittorio de Sica, ordinario filisteo? Robar bicicletas es el crimen más antisocial que existe. Tal vez no te importe, pero me parece que deberías saberlo. No puedo pagar una nueva bicicleta todos los años. Pero todos los años repites la historia. Eres como el Pierre Menard de los ladrones de bicicletas. ¿Sabías que por robar una bicicleta son siete años de mala suerte? No me malinterpretes. No te deseo verdadero mal, pero espero que te raspes los tobillos con cada pedal que te topes".