Cuando las ilusiones se habían renovado por completo en los seguidores del Olympique Marsella, la derrota por la mínima diferencia en el estreno de la Ligue 1 caló hondo en el ánimo de Marcelo Bielsa. Disgustado por una serie de incumplimientos que se sucedieron en la primera temporada de la institución y que continuaron en la reanudación del nuevo curso, pegó el portazo y directamente abandonó el cargo.


El "Loco" anunció su dimisión en la conferencia de prensa posterior al primer compromiso del equipo en el campeonato y más tarde se filtró en los medios de comunicación una carta que escribió de puño y letra con el Presidente de la institución como destinatario. Sin embargo, fue Fabrice Olszewski, el antiguo traductor del rosarino, quien develó en Canal+ los auténticos motivos del sorpresivo alojamiento.


Según el profesional que lo acompañaba a diario en entrenamientos, partidos y ruedas de prensa, la razón número uno fue el debilitamiento deportivo del plantel. "Había jugadores que él quería mantener de forma primordial y que se marcharon", expresó en relación a Rod Fanni, Jeremy Morel y Dimitri Payet, tres baluartes que se marcharon del Marsella en el transcurso del libro de pases de verano en Europa.


"Yo sabía que no iba a quedarse, no era posible que lo hiciera. No podíamos continuar así", añadió Olszewski, consciente del fastidio evidente del entrenador argentino de cara a una temporada en la que intentaría ubicarse en las colocaciones de arriba del torneo y en la que jugaría la Europa League. "Un día, enojado, Bielsa dijo 'no tendría que haber firmado por este club'", contó otro detalle de la intimidad.