Gerardo Escobar, la víctima de un caso con muchos implicados Rosario3 162
Gerardo Escobar, la víctima de un caso con muchos implicados Rosario3 162

La muerte de Gerardo Escobar, en Rosario, suma misterio y versiones contrapuestas. El cadáver fue encontrado el viernes flotando en el río Paraná, pero el defensor general de Santa Fe, Gabriel Ganón sospecha que el joven de 23 años no murió ahogado. El funcionario judicial insistió en apuntar a los patovicas del boliche "La Tienda", el último lugar en donde se lo vio con vida hace ocho días.

El defensor detalló que "el médico que trabaja con nosotros cree, en base al estudio preliminar, que no murió ahogado". Además, Ganón afirmó que la autopsia del cuerpo había registrado "golpes importantes en la zona genital y el hígado".

Estas declaraciones se contradicen con la versión de la fiscal del caso, Marisol Fabbro, quien informó que sólo se encontró "un leve hematoma en la costilla derecha" del cadáver y por lo tanto "no se detectó ninguna lesión traumática, ya sea de arma blanca, de fuego o de algún tipo de golpe".

De todas maneras, la fiscal aclaró: "Resta esperar los resultados de estudios complementarios para determinar en forma fehaciente las causas del fallecimiento".

Gerardo Escobar fue visto por última vez el viernes 14 cuando salía del boliche "La Tienda". Respecto de aquel momento, la fiscal detalló la declaración de algunos testigos que se fueron del local al mismo tiempo: "Al parecer el joven, apropósito o sin querer, rompió el espejo retrovisor del auto y cayó al suelo. Ahí ven como un patovica y la presunta titular del coche se acercan y los testigos no logran ver si le pegan o no. Momentos después lo ven correr".

Sin embargo, el defensor Gabriel Ganón sembró más sospechas: "Hay una actitud sistemática de algunos sectores de la Justicia y de los gobiernos de querer ocultar y minimizar estos delitos, en los que puede estar involucrada la policía", dijo el funcionario el declaraciones al portal Rosario3.

Por su parte, los familiares del joven descartaron que se haya tratado de un robo ya que el cadáver preservaba toda su ropa, y en los bolsillos había dinero y un celular.