Un triunfo vital, por el peso específico del campeón

Racing jugó mal ante Arsenal. Tal vez haya sido uno de sus partidos más flojos. Pero ganó, y es lo más importante, considerando que se sigue en la pelea por el título. No hubo solidez ni juego, pero sí contundencia. Ahora, a triunfar por la Copa Argentina...

Se consiguió lo más importante

. Lo fundamental para seguir arriba en el campeonato, y ante un adversario muy débil, pero que siempre ha complicado a Racing.

La victoria frente a Arsenal fue fundamental; pero injusta

. El visitante mereció quedarse con 'algo', objetivo que hubiera conseguido de no ser por

otra extraordinaria actuación de Saja

(sobre todo, en el primer tiempo).



Pero, entonces, ¿por qué se quedó con los tres puntos? Sencillo:

por el peso específico del campeón

. ¿Qué significa esto? Que

es un equipo que se acostumbró a ganar

, algo que puede conseguir aún jugando mal, tal cual sucedió en este compromiso. Es decir, este Racing no necesita jugar bien siempre para ganar.

Cuenta con jugadores determinantes, distintos y con un plantel de mucha más jerarquía que casi todos sus adversarios

. Y la fiel muestra se da en el jugador que le dio el triunfo, Pavone, quien sería titular en 25 de los 30 equipos de Primera División.



En lo que respecta al funcionamiento, hubo

un pequeño retroceso con el rendimiento mostrado ante Tigre y Unión

(muy buenos primeros tiempos en ambos casos).

No estuvo esa solidez habitual

(el peor partido de Lollo desde su llegada) y tampoco generación de juego, más allá del

discreto partido de Romero

, tal vez el mejor jugador de campo (buen primer tiempo de Cerro y aceptable segundo período de Aued).



En este contexto,

el primer tiempo fue lo más flojo

, aún cuándo el equipo ganaba por el gol de penal convertido por nuestro eterno "Príncipe". Fue allí el momento en el que

Racing mostró su cara más desconocida, desconectado y mal parado en todas sus líneas

. Ya en el complemento, mejoró un

poquito

.

Se animó más, se paró algunos metros más arriba y mostró las intenciones de quedarse con la victoria

, algo que terminó consiguiendo por tanto ir sin claridad, pero con ímpetu.



Hay cosas por mejorar. Obvio. Pero

siempre es más sencillo hacerlas cuando se gana

, algo que últimamente se hizo costumbre por este lado de Avellaneda. Igualmente,

hay que tener la conciencia que el principal déficit del equipo sigue siendo la generación fluida de juego

, más allá que Romero le pueda dar esa chance de juntar líneas y claridad en los metros finales.



Pero

esta victoria ante Arsenal sirve mucho desde lo numérico

, dando la chance de seguir bien metido en la pelea por el título que estamos defendiendo con absoluta hidalguía. No hay dudas:

el campeón peleará el campeonato por la simple razón que tiene con qué hacerlo

, y más cuando se convence de su potencial.



Ahora,

a no subestimar a Atlanta y jugar el miércoles como si enfrente estuviera el mismísimo Barcelona

. Hay que ganar y seguir avanzando en la Copa Argentina, competición prioritaria y de suma importancia.

Sobran argumentos como para seguir manteniendo la ilusión...