Una mujer que se hace llamar Sabrina para no dar su verdadero nombre, se presentó de espaldas en el programa Nosotros a la mañana para contar su dura historia con Javier Bazterrica.

Según lo que denunció, el hombre conocido popularmente como "el gigoló" abusó sexualmente de ella y la embarazó: "Me conoció en un restó. Me propuso ayudarme con la plata de mi viaje a España. No vino a seducirme, vino a ganarse mi confianza y tuve sexo con él con consentimiento".

Sus encuentros sexuales se dieron mientras la mujer estaba en pareja, entonces él la extorsionaba con fotografías íntimas: "Me sacaba fotos todo el tiempo y me decía que si lo dejaba de ver le iba a mostrar las fotos a mi novio. Quedamos en encontrarnos en Capital. Cuando me subo a la limusina me hace aspirar un frasquito. Me dio una sensación hermosa. A él le gustaba el tema de lastimar. Le daba placer lastimar, forzar a la mujer. Al principio aceptaba porque era nuevo y raro, pero la última vez se le fue la mano. Tuve una sobredosis. Se fue, me dejó abandonada en el hotel. Estaba marcada, mordida, no me podía sentar, me ardía todo. Me encontraron de una manera horrible".

"Pero eso no terminó ahí. Me compré un test de embarazo y me dio positivo. Me lo saqué y me arruinó la vida. Yo me tuve que hacer un aborto. Me tuve que sacar a alguien de mi cuerpo por él. Él no es un gigoló, es un enfermo mental que va cagándole la vida a la gente como me la cagó a mí".

Si bien esto ocurrió en 2003, Sabrina no quiso denunciarlo por las amenazas que recibía de este hombre que se presentó como un polista con mucho poder ya que su abuela era Amalita Fortabat: "Yo era una persona que trabajaba de noche, era bailarina, ¿quién me iba a creer? Estuvimos tres meses. Él me estudió muy bien antes de atacarme".