La ONU investigará si el Estado Islámico usó armas químicas en el norte de Irak

 AP 163
AP 163

En un comunicado firmado por su director general, el turco Ahmet Üzümcü, el organismo dependiente de la ONU expresó su "grave preocupación" por el presunto uso de armas químicas por parte de los terroristas del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) en el norte de Irak.

"Los recientes informes sobre el posible uso de armas químicas en Irak por actores no estatales son motivo de grave preocupación", expresó la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

El órgano ejecutor de la Convención sobre las Armas Químicas, con sede en La Haya, está en contacto con el gobierno iraquí y examinará "cualquier información que pudieran compartir los Estados miembros" de la organización, agregó el texto.

Üzümcü recordó que los Estados parte de la convención consideran el empleo de este tipo de armamento por "cualquiera y bajo cualquier circunstancia, censurable y completamente contrario a las normas y los estándares jurídicos de la comunidad internacional".

LEA MÁS: Video: así fue el atentado en Bangkok

LEA MÁS: Atentado en Bangkok: al menos 27 muertos y 80 heridos

El Ministerio de Defensa alemán dijo el jueves pasado que el ISIS atacó con gas mostaza o de cloro a los peshmerga, los soldados kurdos que combaten a los yihadistas en el norte de Irak, en la localidad de Machmur. Los combatientes sufrieron "heridas e irritación de las vías respiratorias", de acuerdo con el gobierno alemán.

Estas acusaciones son consideradas "plausibles" por Estados Unidos. Según The Wall Street Journal y la cadena NBC, el Departamento de Defensa estadounidense también cree que el grupo yihadista podría haber usado por primera vez gas mostaza la semana pasada.

En marzo pasado, el gobierno autónomo kurdo del norte de Irak afirmó que tenía pruebas de que el ISIS usó gas de cloro en un ataque con coche bomba en enero. Además, los grupos Conflict Armament Research y Sahan Research dijeron el mes pasado que el ISIS había atacado a los peshmerga con proyectiles rellenos de un agente químico desconocido, el 21 o 22 de junio.