San Martín no quiso pasar desapercibido un 17 de agosto y dio la nota en el Monumental, nada menos que ante el campeón de América. Aprovechó su momento, sacó la ventaja y la defendió con uñas y dientes, cuando parecía que los de Núñez se lo llevaban por delante y el empate estaba al caer. River no estuvo lúcido como de costumbre y, pasado de copas, pagó con una derrota y la imposibilidad de ser puntero virtual de este certamen.

Apenas dos avances había tenido el cuadro visitante en la etapa inicial, cuando González no definió bien tras un desborde de Pumpido y más tarde el goleador no halló el arco tras un centro raso por derecha. Después, fue todo de River, que sin tener tanta claridad dispuso del dominio del balón. Ardente le ahogó el grito al "Pity" Martínez, luego a Saviola no le salió un taco cuando no tenía oposición y Bertolo no acertó a la valla rival con un cabezazo.

En la ofensiva, el "Millonario" extrañó horrores a sus habituales hombres de ataque: Mora, Viudez y Alario están lesionados y Cavenaghi se despidió. Por eso Gallardo mandó a la cancha a un Saviola al que todavía le cuesta entrar en ritmo y no halló resultados con los ingresos en el complemento de Driussi y Boyé. Todos esperaban que en la parte final fuera el dueño de casa el que se pusiera arriba en el marcador, pero Facundo Pumpido generó la sorpresa de todos.




A la defensa riverplatense le costó despejar una pelota dentro del área y el sobrino de Nery, quien un rato antes debió haber visto la roja por un planchazo a Mercado, sometió a Barovero. Instantes después, Baliño fue riguroso con Daniel González y lo mandó a las duchas con la segunda amarilla por tirar la pelota lejos. Kranevitter, quien más tarde pediría el cambio, probaría con un remate de media distancia, pero sin suerte.

River sufrió un desorden táctico pese a la superioridad numérica y Barovero tuvo que ponerse el traje de bombero frente a Gómez, quien casi liquida el pleito. La más clarita del cotejo estuvo en los pies de Driussi, quien dispuso de un penal en movimiento y la tiró afuera. Y todo pareció desvanecerse para los del "Muñeco" cuando Gonzalo Martínez armó una jugada por derecha y sacó un tiro de zurda, bien desviado por el arquero de los cuyanos.

De esta manera, el campeón continental quedó a seis unidades de los líderes Boca y San Lorenzo, por eso si se impone ante Defensa y Justicia en el encuentro postergado que debe, quedará a un juego de ambos. La satisfacción fue "verdinegra", por la primera victoria ante este rival en el Monumental. Sí, el elenco de Mayor fue todo un Libertador.