AP 163
AP 163

El presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaei), Jorge Herrera, dijo hoy que en los cientos de kilómetros recorridos por los indígenas en una marcha de diez días hasta la capital, donde se sumaron ayer a los participantes de la huelga convocada por organizaciones sindicales, no hubo un solo hecho de violencia y atribuyó a "infiltrados" los incidentes del jueves.

Según Herrera, se registraron 32 heridos en las filas de los manifestantes, dos de los cuales están "graves". Asimismo, señaló a Efe que grupos de indígenas volverán hoy a manifestarse en las calles de Quito y, sin entrar en detalles, aseveró que se "radicaliza la protesta".

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, a quien, entre otros, apoyan grupos de indígenas y sectores sindicales, aseguró que ayer no hubo una paralización de actividades en el país y rechazó la violencia en las protestas, así como el corte esporádico de en algunas carreteras.

LEA MÁS: Ecuador: agredieron a una periodista francesa y el gobierno quiere deportarla

"El paro fue un fracaso total", afirmó el gobernante en una entrevista con varios medios de comunicación en la localidad de Pimampiro, en la provincia andina de Imbabura. Correa considera que los manifestantes "no tienen apoyo ni legitimidad" y ante el anuncio de radicalizar la protesta de ciertos grupos de indígena, apuntó que se responderá "con la ley en la mano" si hay actos de violencia.

Los indígenas liderados por la Conaie piden rectificaciones al Gobierno en diversos aspectos, entre los que figura el archivo de unas enmiendas constitucionales que estudia la Asamblea Nacional, de mayoría oficialista, que contienen temas como la reelección indefinida, incluida la presidencial.

La oposición teme que Correa, en el poder desde 2007, se perpetúe en el cargo si se aprueba la reelección indefinida.