162
162

Las maestras de escuela pública suelen ser abnegadas. Incluso ante un desastre de proporciones descomunales. En "Naufragio en la Escuela Sarmiento" -que se estrena este viernes 14 de agosto en el Teatro El Piccolino, Fitz Roy 2056, protagonizada por Sol Escapa, Mercedes Scheidl y Cata Piotti-, dos docentes, una portera y una directora le ponen el cuerpo y la psiquis a la mayor tragedia hipotética: una inundación que sepulta a la ciudad de Buenos Aires.

Tras la tormenta, se quedan allí tras evacuar a todo el establecimiento. Los bomberos prometen rescatarlas, pero nunca vuelven por ellas. Resisten con la poca comida que les queda, hasta que se convencen de que nadie las salvará, con el busto del prócer educativo como testigo. Cualquier relación de esta "comedia apocalíptica", como la define su autora y directora, María Romano, es pura coincidencia.

Romano afirma: "La idea fue que ante una tragedia de proporciones bíblicas como seria la hipotética desaparición de Buenos Aires se retrate la reacción de un grupo en particular, que pudiera representar con humor el ser nacional. Por eso elegí a las maestras para contar la historia y sitúe la obra en la emblemática escuela Sarmiento. Estos personajes viven lo que pasa siendo leales a su profesión. La Directora asegurándole a su héroe y su amor secreto, Sarmiento, que no olvidará su legado, que pase lo que pase no ganará la barbarie; las maestras, cada una con diferente estilo pedagógico, animando a sus alumnos a subirse sin miedo a los botes de los Bomberos, que los vienen a buscar para llevarlos a los refugios. Los personajes muestran su vocación docente en cada diálogo y en la manera en que evalúan la situación. La Directora comparando las penurias afrontadas con valor por nuestros próceres con las que a ellas les toca vivir. La maestra jardinera lamentando la suspensión del acto del día del maestro, que tanto trabajo le dio preparar con sus pequeños alumnos. Por su parte la profesora de educación física, sacando a relucir todos sus conocimientos de supervivencia, años de campamentos escolares la han formado y se convierte en la líder del grupo procurando alimentos para todas. La portera incondicional con la Directora y cuidando la escuela. Y todo esto contado desde el humor, sin dejar de lado el dramatismo inevitable de la situación. Quise mostrar cómo, sin perder las esperanzas, las maestras argentinas unen sus saberes y logran salir a flote."

¿Es una metáfora del país, una declaración política? Romano no lo cree así: "No pensé como metáfora del país el hundimiento de Buenos Aires, sino que use esta hipotética catástrofe, para retratar con humor a un grupo de docentes, y rendirles un homenaje. Ellas con la Directora a la cabeza, representan el idealismo de un concepto educativo, pensado por Sarmiento, en el que la educación salvaría a los pueblos, y en medio del abandono en el que quedan, al ser olvidadas por los rescatistas en una ciudad fantasma, es a esos saberes escolares a los que recurren para sobrevivir. Creo que todos los espectadores se sentirán identificados con los dichos de estas maestras, y podrán reírse y emocionarse al verlas tan vulnerables e idealistas."