163
163
 Shutterstock 163
Shutterstock 163

La producción industrial de China creció un 6,0 por ciento en julio respecto al mismo mes del año anterior, incumpliendo las expectativas del mercado y reforzando la opinión de que la economía necesita un nuevo impulso para evitar una desaceleración más profunda.


Los analistas consultados por la agencia de noticias Reuters esperaban un alza de un 6,6 por ciento, por debajo del 6,8 por ciento de junio.




La inversión en activos fijos, un impulsor crucial de la segunda economía más grande del mundo, subió un 11,2 por ciento en los primeros siete meses del año en comparación con el mismo período del 2014, de nuevo por debajo de las expectativas, dijo el miércoles la Oficina Nacional de Estadísticas.


Los economistas esperaban un avance de un 11,5 por ciento.

Las ventas minoristas subieron un 10,5 por ciento en julio respecto al mismo mes del año previo, ligeramente por debajo de las previsiones de un incremento de un 10,6 por ciento, lo que habría estado en línea con la lectura de junio.


Las cifras apagadas de crecimiento vienen tras unos decepcionantes datos de comercio e inflación a principios de este mes que revelaron una debilidad persistente en la economía china.