Como nos tiene acostumbrados, Miley Cyrus volvió a cargar con la polémica. Pero esta vez lo hizo desde la seriedad y la reflexión. En una entrevista con la revista Marie Claire criticó la falsa moral en torno al último video de Taylor Swift, Bad Blood, donde predominan los golpes, las armas y el fuego.

"No entiendo la violencia como venganza. ¿Se supone que eso es un buen ejemplo? Y yo soy un mal modelo porque voy enseñando mis tetas. No estoy segura de si los senos son peores que loas pistolas", manifestó la artista estadounidense de 22 años.

Continuó su reflexión y se refirió al rapero que aparece en el videclip. "Hay tanto sexismo, discriminación por edad, lo que quieras. Kendrick Lamar canta acerca del LSD y es cool. Lo hago yo y soy una perra drogadicta", disparó.

Parece que Miley puede sostener intelectualmente las provocaciones que realiza todo el tiempo. ¿Qué dirá Tylr Swift? ¿Se animará a debatir sobre lo que sucede en la industria de la música? Hasta el momento no ha declarado nada.