Prensa AFIP 162
Prensa AFIP 162

Las finanzas públicas no pasan por un buen momento. Los últimos datos correspondientes a los primeros cinco meses del año mostraron un déficit equivalente a casi seis por ciento del PBI del período, el doble del que registraba en similar período del año anterior.

En rigor el desequilibrio fiscal es sustancialmente mayor y se aproxima al 10% del PBI, porque al desfase negativo entre ingresos percibidos y gastos pagados (base caja), hay que sumarle los compromisos asumidos y ejecutados pero todavía no liquidados a los proveedores. Es lo que se denomina "base devengado".

 INFOBAE con datos de la Secretaría de Hacienda de la Nación 162
INFOBAE con datos de la Secretaría de Hacienda de la Nación 162

Al analizar los principales componentes de las finanzas de la administración central en los últimos veinte años se advierte que el impulsor del creciente déficit se originó en el desborde del gasto, puesto que del lado de los ingresos el crecimiento ha sido en general sustantivo, al punto de haber alcanzado una presión tributaria récord, cercana a 50% del PBI.

Muchos creen que el gasto público genera riqueza y empleo neto

Entre las erogaciones que más crecieron en términos reales, esto es en proporción al total de los recursos tributarios que recibió la administración pública nacional, se destacan tres: monto total para jubilaciones, pensiones y pago de sentencias judiciales; masa salarial y, en menor medida inversiones en infraestructura.

Mientras que entre 1993 y 2001 esos rubros absorbían un promedio del 54% de los recursos tributarios (impuestos más aportes y contribuciones a la Seguridad Social), cayeron entre 2003 y 2007 en 10 puntos porcentuales, a 43,7%, aunque con un salto en el extremo a 57,4%, propio de un año electoral.

El año siguiente disminuyó a 55,3%, pero desde entonces inició una clara tendencia alcista hasta llegar en la actualidad a más de 75% de los recursos tributarios, de modo de dejar pocos pesos disponibles para atender programas sociales, subsidios económicos, transferencias a las provincias, entre otros.

Crecientes pedidos de auxilio a las cajas del Banco Central y la Anses

De ahí los crecientes pedidos de fondos de la Secretaría de Hacienda que conduce Juan Carlos Pezoa al presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, y al titular de la Anses, Diego Bossio, a cuenta de ganancias contables por la administración de las reservas y del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de los jubilados.

Los pilares de las erogaciones

El rubro que más absorbe los recursos tributarios es el de las partidas para pago de jubilaciones, pensiones y sentencias, con casi 44% del total en la actualidad, más de 10 puntos porcentuales que en 2007 y casi 20 puntos en comparación con la proporción que tenían en 2003.

 INFOBAE con datos de la Secretaría de Hacienda de la Nación 162
INFOBAE con datos de la Secretaría de Hacienda de la Nación 162

Dos factores fueron claros impulsores del singular aumento de las partidas de fondos para ese rubro: las moratorias previsionales, no sólo para trabajadores que se desempeñaron en la mayor parte de la vida activa en la marginalidad, o con pocos años de aportes; más otro generoso para amas de casa, incluidas las que recibían pensiones; y pago de sentencias judiciales por la recurrente política de liquidar mal a los nuevos beneficiarios.

El sciolismo prevé continuismo, el massismo gradualismo y el macrismo revisión de partidas

Entre los candidatos a la presidencia de la Nación se advierte una tendencia a la continuidad de esa dinámica por parte del sciolismo; y en menor medida por parte del massismo, mientras que en el caso del macrismo se apuntaría a revisar las sentencias pendientes y liquidarlas con emisión de un bono de deuda a largo plazo, negociable en el mercado secundario, así como analizar a fondo el padrón de beneficiarios.

Otro rubro de singular expansión relativa fue el de la inversión pública, que comenzó con 6,1% de los recursos tributarios en 1993 y se mantuvo en el rango de un dígito con amplias oscilaciones hacia 2005, hasta que se duplicó a 12,9% en 2007 y avanzó a más de 15% ahora.

 INFOBAE con datos de la Secretaría de Hacienda de la Nación 162
INFOBAE con datos de la Secretaría de Hacienda de la Nación 162

El sciolismo proyecta continuar en esa senda, porque considera que la obra pública cumple un rol destacado en la política de inclusión social. En cambio, el massismo espera mantener el nivel de gasto en términos reales, pero con una reducción gradual en proporción a los recursos tributarios. Por el contrario, en el macrismo trabajan en la propuesta de revisión de los contratos de obras en ejecución y llamar a licitaciones públicas nacionales e internacionales, porque sospechan que hay un exceso de precios de más de 30%. También, propone mayor participación de la empresa privada, para repartir el peso de las erogaciones y aumentar la eficiencia en la ejecución.

Finalmente, el tercer ítem que tuvo una creciente gravitación en el presupuesto nacional es el de la masa salarial, por la conjunción de los aumentos salariales por sobre la tasa de inflación, con ampliación de la nómina, en particular en cargos jerárquicos, con ingresos superiores al promedio nacional. Pasó de un rango de 13% de los recursos tributarios en 1993, descendió a 9,1% en 2005 y desde entonces retomó una carrera alcista hasta alcanzar un pico de más de 16% en la actualidad.

 INFOBAE con datos de la Secretaría de Hacienda de la Nación 162
INFOBAE con datos de la Secretaría de Hacienda de la Nación 162

Según sostienen fuentes del sciolismo, la política fiscal expansiva es vital para apuntalar el ciclo económico, en particular en épocas de receso en el sector privado, y por tanto, no presenta un programa de ajuste. En el massimo también sostienen que no hace falta un plan de racionalización de la nómina, porque con el mero crecimiento del PBI se podrá ir reduciendo el déficit fiscal, y con ello la relevancia de todos los componentes del gasto público. Por el contrario, en el macrismo proponen una revisión de la nómina, en particular de los denominados "cargos políticos", y reducción del total del personal contratado. Además, prevé sustentar su programa de empleo en el ámbito privado.