Se fue después de perder la primera fecha en un club donde era ídolo. Algo insólito para cualquier persona, salvo para Marcelo Bielsa, un entrenador que se sale del común de sus colegas y que en medio del asombro dejó al Olympique Marsella, institución a la que llegó casi como un Dios en el primer día. De esta manera, después de una temporada al frente y habiendo arrancado la segunda, el "Loco" deja atrás un montón de historias con su sello característico, propios de un verdadero 'Loco'.


  • SU CARTA DE DESPEDIDA