Murieron 5 colaboradores de la ONU en la toma de rehenes en Mali

Un maliense, un nepalí, un sudafricano y dos ucranianos del organismo se contaron entre las 12 víctimas fatales del ataque, presuntamente yihadista. Ban Ki moon condenó lo sucedido

 EFE 163
EFE 163

Cinco trabajadores de compañías subcontratadas por la Misión de Naciones Unidas en Mali, más un maliense y cuatro extranjeros, perdieron la vida durante una toma de rehenes de un hotel en Sevaré, en el centro del país, por un comando armado, anunció el sábado la misión.

"El balance del personal asociado" de la misión tras el ataque del hotel Byblos se elevó a cinco muertos, después del primer reporte que había arrojado un saldo menor. Se trata de un maliense, que era chófer de la compañía subcontratada de Minusma, "un nepalí, un sudafricano y dos ucranianos", asegura la misión en un comunicado en el que añade que dos sudafricanos, un ruso y un ucraniano sobrevivieron.

"En total hay doce muertos", declaró este sábado a la AFP un responsable militar tras el operativo llevado a cabo en el hotel ubicado a más de 600 km de la capital Bamako, entre ellos "cinco terroristas, cinco soldados y dos blancos".

LEA MÁS: Hamas llama a los palestinos a atacar Israel por la muerte del padre del bebé quemado vivo

LEA MÁS: Luego de los niños yihadistas, el Estado Islámico ahora va por los bebés

El cuerpo de una de las víctimas extranjeras yacía frente al hotel desde el viernes por la mañana, cuando los atacantes entraron al edificio, añadió.

El ministerio sudafricano de Relaciones Exteriores anunció el sábado que un hombre de 38 años de Pretoria murió en esta toma de rehenes y que otros dos sudafricanos "afectados por el ataque" estaban sanos y salvos.

"Este ataque no alterará la determinación de la ONU de acompañar al pueblo maliense en sus esfuerzos por implantar el acuerdo de paz"

Medios locales lo identificaron como Roelof Janse van Rensburg. Un vocero del ministerio de Relaciones Exteriores precisó que trabajaba para una compañía de aviación contratada por el contingente de la ONU en Malí.

Una fuente dijo a la AFP que "varios rehenes" fueron liberados del hotel, entre ellos cinco extranjeros, aunque su nacionalidad no fue comunicada.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó el ataque según dijo su vocero en un comunicado. Este ataque "no alterará la determinación de Naciones Unidas de acompañar al pueblo maliense en sus esfuerzos por implantar el acuerdo de paz", señala la nota, en referencia a la Minusma, la misión de Paz de la ONU en Malí.

Situado a pocos kilómetros de la capital de la región Mopti, Sevaré es un punto de parada clave en el camino hacia el desierto del norte de Malí, que cayó en manos de los extremistas islamistas en 2012.

Sin reivindicación

Un ruso "escondido dentro del hotel" proporcionó "información útil" a las fuerzas malienses durante la toma de rehenes, según dijo una fuente a la AFP.

Las fuerzas armadas de Malí comenzaron el operativo de rescate a las 23:00 horas del viernes, apoyadas por agentes extranjeros, indicó un funcionario, sin dar más detalles.

Los asaltantes habían irrumpido a las 07:00 (hora local y GMT) del viernes en el hotel. El blanco inicial del ataque era unas instalaciones militares malienses, según la misión de la ONU. "Los atacantes, que fueron repelidos por las fuerzas armadas de Malí, se refugiaron en un hotel", dijo la Minusma.

El ataque no ha sido reivindicado, pero el país ha sufrido un rebrote de violencia en la última semana, dos años y medio después de la intervención militar internacional promovida por Francia para frenar el avance de grupos yihadistas, una iniciativa que no ha concluido.

Los grupos yihadistas, como Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y Ansar Din, aprovecharon entre marzo y abril de 2012 la derrota del ejército ante los rebeldes tuareg, grupos de tribus nómadas bereberes, para adueñarse del norte del país africano. Los rebeldes tuareg fueron expulsados por los yihadistas, y tras largas negociaciones lograron firmar la paz con el gobierno el 20 de junio.

Actualmente, Francia tiene a

más de 1.000 soldados en el norte de Mali, como parte de una campaña para luchar contra varios grupos armados que operan en la región.

La localidad es estratégica ya que alberga el aeropuerto más importante de toda la zona, utilizado por las fuerzas armadas locales, los soldados franceses desplegados y también por la Minusma.